La novicia rebelde

Silvia Luchetti y Carlos Hipólito protagonizan Sonrisas y lágrimas
Gema Fernández|
Actualizado el Martes 16/10/2012
comparte
últimas noticias

Madrid recibe al musical más aclamado del mundo: Sonrisas y lágrimas. La historia de María, la joven novicia apasionada por la música, y algo confusa con su vocación, enviada como institutriz a la casa de un militar viudo, para encargarse de sus 7 hijos. Un musical lleno de ternura, ideales, y… guerra.

noemi_mazoy_monjas
carlos_hipolito_silvia_luchetti

Todo el mundo conoce sus canciones. Es un musical que está en el ADN de este país”, afirma Carlos Hipólito, quien está “feliz” de dar vida al Capitán von Trapp, ese miembro de la marina austríaca, viudo, y con siete hijos a los que ‘gobierna’ a golpe de silbato.

La música está prohibida en su enorme casa desde que la señora Trapp falleció, y entre los niños reina únicamente una férrea disciplina militar. Hasta que la llegada de la rebelde novicia María (Silvia Luchetti), enviada por la abadesa (Noemí Mazoy) para que aclare sus ideas mientras cuida de los pequeños Trapp, revoluciona las normas establecidas por el dueño de la propiedad, cuyo corazón también conquista con su naturalidad y alegría.

Las lágrimas

Pero no todo es de color rosa en esta historia, en la que las lágrimas no brotan sólo de emoción. Mientras el capitán y la institutriz se enamoran y forman una hermosa familia de cantantes, Hitler conspira contra Europa, comenzando por Austria, país que termina anexionando a Alemania. Es por ello que los Trapp, que no quieren someterse al enemigo, deciden abandonarlo todo y huir a través de las montañas.

Y es que, como apunta Jaime Azpilicueta, el director, “ésta no es sólo una historia tierna, no es sólo puro divertimento; es, además, el testimonio de una oscura época pasada, la del nazismo”.

Edelweiss es la canción que mejor refleja esa parte patriótica de la función. “Es un canto a la libertad”, dice Azpilicueta. Un Hipólito visiblemente emocionado en el papel del capitán, es el responsable de interpretarla en riguroso directo, acompañado en los coros por Luchetti, y por la troupe de niños que dan vida a los hijos de Von Trapp (quienes variarán cada noche porque los pequeños no pueden trabajar muchas horas).

loreto_valverde_jorge_lucas
silvia_luchetti_niños

Tampoco faltarán canciones tan conocidas como el Do-Re-Mi, el único tema que, pese a su extraña letra, se ha conservado según la traducción que se hizo para el cine. “Es como el Padre Nuestro, todo el mundo se lo sabe, y no podíamos cambiarlo”, explica el director. Eso sí, el paisaje con el que se ‘envuelve’ esta canción no tiene nada que ver con las montañas de Salzburgo que aparecen en la película. Aquí, la lección de música transcurre en la casa familiar.

Ésta es la tercera versión española del clásico –la primera se estrenó en septiembre de 1968 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, y hubo una segunda en 1982, con el título de El sonido de la música–. Para levantar el telón cada noche, necesita de más de un centenar de personas, entre actores, músicos, equipo técnico, maquillaje y vestuario. Y ha sido necesario que cinco productoras unan sus esfuerzos para ponerla en marcha. Ellas son Vértigo Tours, Drive Entertainment, Fluge, Riga (Actividades Culturales) y Quearte, quienes hablan del “gran estreno de la temporada”.

Una historia real

Lo que muchos no sabrán es que Sonrisas y lágrimas está basado en una historia real: la de María Augusta Kutschera. Ella nació en un tren rumbo a Viena en 1905, y se quedó huérfana siendo una niña.

Al cumplir la mayoría de edad, ingresó en la Abadía de Nonnberg, en Salzburgo, con la idea de convertirse en monja. Pero antes de profesar, la abadesa decidió enviarla como maestra a la Villa de los Trapp, para hacerse cargo de los hijos de este capitán viudo, con el que acabó casándose.

María reflejó su propia vida en el libro La historia de los cantantes de la familia Trapp, en el que se inspiró el musical, que se estrenó en Broadway en 1959, consiguiendo 6 Premios Tony.

El éxito mundial llegaría seis años más tarde, en 1965, con la adaptación al cine de la versión teatral, dirigida por Robert Wise, y protagonizada por Julie Andrews y Christopher Plummer. Obtuvo cinco Oscar (incluido el de Mejor Película), y dos Globos de Oro.

Hoy, la ruta de la película por Salzburgo es un reclamo turístico mucho mayor que la de Mozart. Y la finca familiar de 270 hectáreas en Stowe (Vermont, Nueva Inglaterra, EEUU), donde está el panteón con los restos de muchos de los Trapp, se ha convertido en un complejo vacacional, y la tercera generación de la familia continúa llevando la música por todo el mundo.

Carlos Hipólito (Capitán von Trapp)

carlos_hipolito

¿Qué te ha regalado el Capitán von Trapp?
Es un sueño cumplido. Este musical siempre me ha gustado, tenía ganas de trabajar con Azpilicueta, y esta función cuenta con un reparto que derrocha talento. Y todo eso me hace feliz.

¿Y cómo te sientes al convertirte en padre de 7 niños de repente?
No sé cómo se las puede apañar alguien solo con siete hijos… Él es un hombre rico, un héroe y capitán de la Marina austríaca, que dejó la educación de sus hijos en manos de su mujer y, cuando enviuda, no sabe cómo relacionarse con ellos, y lo hace de la única manera que conoce, con disciplina militar.

Hasta que llega María…
Sí, ella no respeta las normas. Abre ventanas, empieza a entrar luz, trae la música –una metáfora de la vida en esta historia–, y resquebraja su coraza, haciendo aparecer un hombre más afable, capaz de dar cariño, pero no por eso menos firme en sus principios, pues él no sucumbe a los chantajes nazis.

Silvia Luchetti (María)

silvia_luchetti

Cantas, tocas la guitarra, amas la naturaleza, eres maestra… Lo tienes todo para ser María…
Interpretarla es un sueño hecho realidad desde que, de pequeña, cantaba el Do-Re-Mi a mis muñecas.

¿Qué es lo que más te gusta de ella?
Que se mueve desde el corazón, es honesta. Yo diría que es una sanadora emocional; sabe cómo acercarse a las personas, cómo mirarlas. Y aunque impulsiva, es muy inteligente, y nada ñoña. Más bien es ‘muy larga’, como decimos en Argentina, y tiene muchísima fortaleza. Y llevar un personaje así a escena supone un auténtico regalo cada noche.

¿Y qué le regala Silvia a María?
Las visiones del lugar donde vivo, en el Valle del Tiétar, mi amor por la naturaleza, mi trato con los niños… Y algunas cosas más íntimas que creo que María y yo compartimos.

¿Cómo es el capitán Von Trapp de Hipólito?
Ha creado un personaje muy amoroso; me enamoro de él apenas lo veo.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Amor somos 3 Aterriza en España una obra aplaudida por crítica y público; más ...
Solitudes La compañía Kulunka Teatro presenta "Solitudes", su segundo montaje ...
PUBLICIDAD