Hipólito y Merlo enfrentados por una cuestión de vida o muerte

Estrenan lo último de Jordi Galcerán: El crédito
Gema Fernández / FOTOS: Antonio Castro|
Actualizado el Martes 22/10/2013
comparte
últimas noticias

La nueva obra del dramaturgo Jordi Galcerán, El crédito, es el primer título que une los nombres de Luis Merlo y Carlos Hipólito en un cartel.

Son dos de los rostros más conocidos y respetados del panorama actoral español, pero hasta ahora no habían compartido escenario, ni trabajado juntos en cine o televisión; y ninguno de los dos había estado nunca a las órdenes de Gerardo Vera. Eso lo ha conseguido Trasgo Producciones con la puesta en marcha de un texto que aborda sin escrúpulos los entresijos del mundo bancario.

El crédito relata la historia de un hombre desesperado (Merlo), que va a solicitar un préstamo al banco, una gestión que se complica cuando el director de la sucursal (Hipólito) se lo niega porque considera que no hay garantías de que pueda pagarlo, pues su único aval es la palabra dada. Es entonces cuando el ‘cliente’ decide amenazar al empleado de la entidad con convertir su vida “en una auténtica catástrofe”.

“El conflicto está servido -dice Galcerán-. Hay un personaje que quiere conseguir algo, y hay otro que se lo impide”. Y a partir de ahí comienza la “hilarante” trama.

Esa hilaridad de la que habla el dramaturgo al referirse a su texto es un punto en el que coinciden también actores y director. Hipólito, que “estaba deseando volver a hacer comedia”, reconoce que se le “saltaban las lágrimas de las carcajadas” cuando leyó la obra por primera vez. Y Merlo comenta que se “enfermaba de la risa”.

Hilaridad y reflexión

Pero, no nos equivoquemos. Hipólito advierte que “la risa en Galcerán nunca es banal”, y que la obra “inevitablemente invita a la reflexión y genera un debate posterior”.

Y es que esta historia es “un viaje vital de dos seres humanos llevado a la comedia”, dice Merlo. Tanto su personaje como el de su compañero de escenario “son dos seres muy solos a los que une el destino”, añade Hipólito.

El ‘cliente’ “es un hombre que lo ha perdido todo menos la dignidad”, y el director de la sucursal “lo tiene todo, salvo esa dignidad”, relata Galcerán, quien apunta que “la crisis y el problema económico sirven sólo de paisaje para enfrentar dos formas de vida muy diferentes”.

De hecho, asegura que su intención “no es hacer una crítica social”; simplemente pretende contar una historia, que “habla de la vulnerabilidad de las personas; de cómo hasta lo que creemos más seguro puede desaparecer”, aclara el dramaturgo.

Reflejo de la realidad

La función es “como la vida misma”, dice Merlo, quien espera que el público salga del teatro con esa opinión. “Es el mejor halago que podemos recibir”, afirma.

Para conseguirlo, los dos protagonistas mantienen un mano a mano en escena, jugando al gato y al ratón. Un pulso en el que el personaje que en principio parece tener la vida resuelta, el director de la sucursal, ve cómo ésta se desmorona al cruzarse en su camino este ‘cliente’ poco usual, que acaba dándole la vuelta a la tortilla, e “intercambiando los roles”, explica Merlo.

Y es que las sorpresas están aseguradas en esta función, que nos recuerda que “todos creemos tener la vida muy planificada, y nos olvidamos de que ella también tiene planes para nosotros”, dice Merlo. Y, por eso, Galcerán está convencido de que “el espectador se divertirá al ver cómo al poderoso le va mal y cae en el ridículo (cosas del carácter latino), pero acabará sintiendo simpatía por él”.

El ‘punto G’ del éxito

Éxito se escribe con G de “genio”, con G de “Galcerán”. Y es que Jordi Galcerán (Barcelona, 1964) es uno de los dramaturgos contemporáneos más reconocidos. Demostró su mordacidad en El método Grönholm, una crítica punzante al sector de los recursos humanos empresariales, que triunfó en la cartelera y tuvo una adaptación cinematográfica. Pero también ha firmado otras piezas, como Palabras encadenadas, Dakota, Carnaval, Cancún, o Burundanga, otro éxito que aún continúa en la cartelera madrileña.

Su último texto, El crédito, “surgió de un torneo de dramaturgia en el Festival Temporada Alta de Girona”, que ganó con una pieza de 40 minutos que abordaba este tema, relata Galcerán. Los promotores le recomendaron que lo convirtiera en una función más larga, y así lo hizo. Y ahora El crédito levanta el telón con dos producciones simultáneas, pero diferentes: una en castellano, y otra en catalán. Y ambas con reputados directores, como Gerardo Vera y Sergi Belbel; y con pesos pesados de la interpretación como Luis Merlo y Carlos Hipólito, y Jordi Boixaderas y Jordi Bosch.

No se han encontrado fichas para esta cartelera.

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Sólo para adultos El provocador one man show del monologuista y mago asturiano Karim ...
Pareja abierta, el musical Gabriel Olivares dirige una versión musical de la mítica obra de Darío Fo. En esta reflexión mordaz sobre el ...
PUBLICIDAD