En un monólogo basado en textos de Jacopo Fo

Fernando Cayo ofrece La terapia definitiva

Gema Fernández|
Actualizado el Miércoles 14/12/2011
comparte
últimas noticias

Fernando Cayo no para ni un momento. Apenas acaba de finalizar la gira de La caída de los dioses y ya está comenzando a preparar un nuevo montaje a las órdenes de Miguel del Arco. Además, pronto le veremos en la nueva serie de televisión Toledo, y entre un trabajo y otro, el actor vallisoletano busca pequeñas salas de teatro en las que ofrecer su nuevo monólogo: La terapia definitiva; un texto de Jacopo Fo (hijo de Darío Fo y Franca Rame), con el que espera mostrar una nueva visión de las cosas, mientras hace reír al público.

fernando_cayo

¿Es el huevo parte de la terapia?

El secreto

La primera pregunta es inevitable: ¿Existe una terapia definitiva?
Yo creo que existen muchas terapias para ayudarnos a hacer más feliz nuestra existencia. Ésta concretamente, La terapia definitiva, es la respuesta que nos ofrece Jacopo Fo, que es un tipo muy comprometido con el ser humano, las filosofías orientales y la política, como su padre. Su respuesta es muy simple, pero muy efectiva, y hay que descubrirla yendo a ver el espectáculo.

¿Qué males cura esta terapia teatral?
Pretende generar muchas preguntas al espectador, para que se observe a si mismo y a la humanidad con una mirada crítica, desenfadada, y profundamente divertida. Es un ejercicio de terapia compartida, en la que hacemos un recorrido por toda la estupidez del ser humano –a lo largo de la historia, en las religiones, las relaciones de pareja, la política, o los comportamientos sociales–, haciendo preguntas, y encontrando algunas respuestas, con el objetivo de intentar ser un poco más felices con nuestra existencia. Este montaje nos hace conscientes de nuestros problemas, de nuestras limitaciones, de nuestra estupidez, y eso nos produce cierto alivio y relajación.

¿Da resultado?
Por lo que me cuenta la gente que ya ha visto el montaje, algunos han conseguido hacer de él un ejercicio terapéutico; y eso me llena de satisfacción, porque ése es mi objetivo. Pretendo hacer una terapia divertida, que llegue al corazón, a los sentimientos, de una manera no traumática. En este montaje, lo hago ejerciendo de estúpido, de ser limitado emocionalmente, porque ésa es la manera de llegar a los espectadores. Y la gente se ríe bastante durante la representación, y eso es lo más terapéutico que existe.

Entonces, ¿la mejor terapia es reírse de uno mismo?
A mí me da resultado. Creo que el humor, la comedia, la risa, nos liberan de los fantasmas del poder y el sufrimiento, de la soberbia. Nos hacen salir de nosotros mismos para vernos desde fuera, y con eso uno siempre gana, y ahora más que nunca. La risa es la manera de hacer caer todos estos falsos iconos.

fernando_cayo

¿Habrá que ponerse metafísico?

¿Y de que se ríe Fernando Cayo?
De mí mismo fundamentalmente, aunque no siempre lo consigo. Por eso este montaje es para mí terapéutico, porque me permite alejarme de la ‘seriedad’ de otros espectáculos en los que participo, me pone los pies en la tierra.

¿Cómo surgió la idea de poner en marcha este texto?
Leí el libro de Jacopo Fo, Cerebros verdes fritos, una especie de antilibro de autoayuda que me divirtió, me hizo reflexionar, y me impactó tremendamente por cómo hablaba de cosas básicas de la existencia humana de una manera absolutamente divertida y transgresora. Me gustó tanto, y me pareció tan interesante y útil lo que contaba, que sentí una auténtica necesidad de compartirlo con el mundo de la manera que yo sé hacerlo: encima de un escenario.

Música y teatro

¿Algún parecido con Salvaje, el otro monólogo que has protagonizado hasta hace poco?
Pues sí, porque Salvaje era una revisión del lado salvaje del ser humano. Un lado que yo encontraba en mí mismo, y que luego sublimaba estéticamente en cada uno de los sketches que hacía sobre el escenario, parodiando algunas de las herramientas o códigos que yo había utilizado hasta ese momento. Había, por ejemplo, una parodia de la tragedia griega, o del teatro clásico, del teatro ambiental… En realidad, era un ejercicio terapéutico, y en este caso también, porque ahora me encuentro en un momento profesional donde doy prioridad a la verdad, y este espectáculo me ha servido para buscar ese lado más auténtico, rebuscando en mis profundidades.

En el escenario te acompaña el músico Geni Uñón, ¿qué tipo de música completa esta terapia?
Uñón es un pedazo de músico, un auténtico virtuoso; y generamos una relación muy curiosa en el escenario. Hay muchos momentos de sincronía de música, movimiento y acción, que genera una atmósfera muy interesante. Él interpreta música incidental, que apoya ciertas acciones críticas, y todo tipo de percusiones. También toca un bolero… Hay de todo. No se puede hablar de un estilo de música concreto.

Tus próximos proyectos…
Estoy grabando la serie de televisión Toledo, y ya hemos empezado a preparar De ratones y hombres, un mano a mano con Roberto Álamo, que dirige Miguel del Arco, y que cuenta con un elenco estupendo: Irene Escolar, Emilio Buale, Toni Canal, y Rafael Martín, entre otros. Un grupo de seres humano muy variado y muy potente. Un auténtico lujazo. Además, se trata de la última producción de Concha Busto, y la está mimando al máximo. Estrenaremos en marzo en el Arriaga y llegaremos en abril al Español.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
Smoking room Adaptación teatral de la película "Smoking room", de Julio Walovitz ...
PUBLICIDAD