Félix Gómez quiere ser padre

Gema Fernández|
Actualizado el Martes 15/03/2011
comparte
últimas noticias

Reconociendo en él al rebelde Jero de Al salir de clase, y haciendo un repaso a su carrera actoral, nadie diría que Félix Gómez es (o era) tímido, pero confiesa que superó la timidez gracias a la interpretación. Un escenario se convirtió en su “segundo útero”, afirma. Le “cambió la vida” hasta tal punto, que abandonó los estudios de Derecho y desde entonces se ha dedicado en cuerpo y alma a “ser actor”. Ahora compagina el rodaje de la serie La República con las funciones de El día que nació Isaac, una obra que protagoniza y produce, cuyo papel tiene en común con él su deseo de ser padre.

felix gomez y diana palazon

Junto a Diana Palazón, su mujer en la función.

¿De qué trata la función?
No quiero desvelar mucho; prefiero que los espectadores lleguen a ciegas, como yo cuando leí el texto la primera vez. Es la historia de dos amigos que se cruzan tras 16 años sin verse y quieren involucrar a sus chicas en esa relación, así que conciertan una cena, donde los cuatro tratarán muchos temas desde puntos opuestos. Hablarán sobre la manera de vivir, la forma de amar, la necesidad o no de ser padres, la pareja…

Una historia que podría sucederle a cualquiera…
Absolutamente. De hecho, la obra surgió así, de una conversación que mantuvimos una noche un grupo de amigos. En ella hablamos de ser padres, de si estábamos preparados, si era el momento… Y a raíz de esa inquietud y de lo que dijimos, surgió El día que nació Isaac.

El secreto

¿Y quién es Isaac?
Ese es el quiz de la cuestión. Ya lo veréis… Sólo puedo decir que hay dos Isaac en la función.

Tú interpretas a Nacho, ¿cómo es tu personaje?
Es un tipo que lo tiene todo: un matrimonio feliz, éxito profesional, amistades… Sólo le falta un hijo. Me gusta de él que, aunque a priori es conservador, es muy crítico con su grupo social, le gusta mezclarse, escuchar otras opiniones, y yo soy también así.

¿Algún otro parecido?
Compartimos esa necesidad de ser padres, pero hay una parte de él que aún no acabo de comprender y sigo peleándome con ella cada día.

¿Qué te gustó del texto para decidirte a producirlo?
Fue amor a primera vista. Según iba leyéndolo, el corazón me botaba, y, cuando lo acabé, llevaba un rato llorando, y seguí haciéndolo… Eran lágrimas de alegría, del final que Antonio (el autor) le había brindado a los personajes. Quizá no todo el mundo entienda que es un final feliz, pero yo creo que es el mejor que se les puede dar. Esta obra entretiene, pero también conmueve, libera, te calma el alma… Es como un bálsamo.

Embarcarse en la producción de una obra con los tiempos que corren, ¿no es arriesgado?
Es una insensatez, la mayor locura que he hecho en mi vida, pero considero que es dinero muy bien invertido, porque es una historia que tenía la necesidad de contar.

¿Qué tiene que tener un libreto para que decidas apostar por él?
Tiene que agarrarte las tripas, hablar de la vida, de personas normales y sus conflictos. Necesito hablar de lo que me conmueve y de lo que me quita el sueño, de lo que me emociona y lo que me entristece…

Que sea un amigo quien te dirige, y que además éste sea tu socio y el autor de la obra, ¿es una ventaja o un inconveniente?
Es un lío. Por un lado está la complicidad del hermano mayor que yo veo en Antonio, porque me conoce desde que tenía 17 años, me ha visto crecer. Pero el hermano pequeño se ha hecho mayor, se ha convertido en socio y productor, y eso hace que tengamos algunos conflictos, pero siempre desde el cariño. Además, compaginar la producción con la interpretación hace que de vez en cuando me vuelva un poco esquizofrénico, pero es cuestión de organizarse y, en mi caso, de dormir poco…

el dia que nacio isaac

Una escena de la obra.

Un letrado menos, un actor más

Eres actor y productor, ¿podríamos verte como director?
Ah no, mi puesto está sobre el escenario o en la producción. Creo que sería un mal director, porque tengo un carácter bastante indomable en ese aspecto y sería como un niño caprichoso…

Lo tienes muy claro, pero ¿siempre fue así?
Lo cierto es que no. Yo iba a ser abogado y economista por tradición familiar, pero era incapaz de hablar en público, y mi tutor de COU me aconsejó que me apuntara a un grupo de teatro para solucionar esa timidez. Le hice caso, y el día que me subí a un escenario, mi vida cambió para siempre, porque se despertó en mí un instinto diferente. Cuando ahora me preguntan qué sería si no fuera actor, contesto que ‘nada’. Si lo necesitase, me buscaría la vida de la manera que fuese para sustentarme, pero siempre seré actor, porque es lo único que sé hacer. Cuando me subo a un escenario o me pongo delante de una cámara, estoy en mi sitio.

¿Estás en un buen momento de tu carrera?
Supongo que sí, que soy un privilegiado. Los papeles que me llegan cuentan cosas, emocionan. Amo a cada uno de mis personajes, y respeto profundamente cine, teatro y televisión. Y espero no tener que decir nunca que estoy haciendo un papel simplemente para que me pague la hipoteca.

Archivado en: ,
No se han encontrado fichas para esta cartelera.

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
Smoking room Adaptación teatral de la película "Smoking room", de Julio Walovitz ...
PUBLICIDAD