Eva Isanta atrapada por Alejandro Melero en el Alfil

Protagoniza Atrapados junto a Víctor Palmero y Mauricio Bautista
Gema Fernández|
Actualizado el Martes 11/03/2014
comparte
últimas noticias

Personajes como Bea en la serie de televisión Aquí no hay quien viva, y Maite, ‘La Cuqui’, en La que se avecina, la han convertido en una de las actrices cómicas más populares de este país. Precisamente por eso, Eva Isanta confiesa que siempre que le ofrecen un papel dramático lo acepta sin dudarlo. Es lo que le ha ocurrido con Atrapados, la última obra del joven dramaturgo Alejandro Melero (Clímax!, Una vida perfecta), que protagoniza en el Teatro Alfil junto a Mauricio Bautista y Víctor Palmero.

Un papel a medida

¿Qué te llevó a formar parte de este proyecto?
El autor, Alejandro Melero, y Mauricio Bautista, uno de los intérpretes, vinieron a verme a Microteatro para proponerme participar en él, porque Alejandro decía que había pensado en mí para el personaje de Rosa. Me pasó el texto, y me gustó mucho.

¿Qué fue lo que más te atrajo?
Que mezcla el lenguaje cotidiano y natural con el poético, y expone sutilmente, y con sentido del humor, temas muy actuales, como las encerronas emocionales, económicas o sociales. Es teatro de acción y de emociones. Además, me encantó el personaje de Rosa, aunque he de confesar que tuve que leerlo varias veces y hablar con Alejandro porque no entendía bien su universo.

¿Cómo definirías ese universo de tu personaje?
Es una psicóloga vocacional, que sólo desea ayudar a los demás. Pero se ve obligada a trabajar en un banco, como jefa de recursos humanos, y decidiendo a quién se despide, y eso la hace muy infeliz. Se siente atrapada entre sus sueños altruistas y la realidad que le toca vivir, aunque conserva dentro ese germen de ingenuidad y bondad. Y lo que ocurre durante el secuestro la impulsa a decidirse a cambiar algunas cosas en su vida.

¿Por qué se sienten atrapados los dos compañeros con los que se queda encerrada en la cámara acorazada del banco?
Eduardo (Mauricio Bautista), el director del banco, es el culpable de lo que ocurre. Él se siente atrapado entre su afán por medrar en la empresa, y lo que su posición le obliga a hacer. Además, a lo largo de la función se descubre que Rosa y él tienen una historia muy antigua pendiente.
Adolfo (Víctor Palmero), por su parte, es el chico de los recados, y, por su juventud y circunstancias sociales y económicas, se ve atrapado en su propia vida. Está intentando encajar, busca su sitio.

eva_isanta_atrapados


¿Y por qué se siente atrapada Eva Isanta?
En el mal sentido, por la hipoteca (risas). Y en el bueno, me atrapa todo lo que me hace sentirme bien. Intento acumular el mayor número posible de buenos momentos, y evito los conflictos y la gente conflictiva siempre que puedo. Quiero ser feliz el mayor tiempo posible.

En la función, los personajes tienen flashback en los que interpretáis a alguien diferente. ¿Qué supone eso para un actor?
Esa multiplicidad enriquece mucho el trabajo y lo hace más interesante, porque nos permite pasar por muchos registros en muy pocos minutos.

Antes de comenzar la representación, ¿tienes alguna manía?
Me gusta calentar un poco el cuerpo y la voz, y tener un momento para mí. Me ayuda a conectarme con lo que voy a vivir a continuación. También me gusta controlar si todo lo que voy a usar en la función está en su sitio; dejarlo en manos del regidor, me pone muy nerviosa.

La mala, malísima

¿Siempre tuviste claro que querías dedicarte a la interpretación?
Uno de los motivos por los que soy actriz es que me permite vivir otras vidas. Soy una persona muy corriente. Mi vida es muy normal y tranquila, y actuando puedo correr riesgos y hacer lo que en el día a día no hago. En la ficción prefiero hacer personajes que sean lo más alejados de mí misma, y cuanto más complicados, mejor.

¿Cuál sería ese personaje que te encantaría interpretar?
Un papel de mala malísima, alguien que se dejase llevar por su lado oscuro. Hacer una Lady Macbeth, por ejemplo; o un personaje con algún tipo de trastorno, alguien muy límite, que viviese al borde del precipicio y cortando cabezas. Es algo que aún no he tocado.

¿Te ves envejeciendo sobre un escenario o en un plató?
Siempre me he visto siendo muy mayor en un camerino, incluso haciendo giras. Seguiré hasta que el cuerpo aguante.

Teatrera consagrada

Es uno de los rostros más conocidos de la televisión, donde sus inmensos ojos azules no pasan inadvertidos. Sin embargo, lo de Eva Isanta es pasión por el teatro. Comenzó con 15 años en un grupo amateur en Getafe, pero su debut profesional en los escenarios fue en 1990 con una Doña Inés en un Tenorio dirigido por Francisco Ortuño y acompañada por Luis Merlo. En 1991, y durante más de un año, se metió en la piel de una de las protagonistas de la obra 321, 322, de Ana Diosdado. Después llegaron media docena de montajes más, además de varias películas y series.

En 2011 pudimos verla en Venecia bajo la nieve, y un año después, en Microteatro con la obra Tacones enanos, de Araceli Álvarez de Sotomayor, donde fue a buscarla Melero.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
Billy Elliot, el musical Uno de los espectáculos más apasionantes hoy en el mundo, llega a Madrid tras once años de gran éxito en el West ...
PUBLICIDAD