El Segismundo más tribal

La compañía aragonesa Teatro del Temple actualiza La vida es sueño, uno
de los títulos más famosos de Calderón de la Barca
Gema Fernández / Fotos: Marcos Cebrián|
Actualizado el Martes 05/06/2018
comparte
últimas noticias

Con 22 años de rodaje a sus espaldas, Teatro del Temple cree que ha llegado el momento de “saldar una deuda pendiente” con Calderón de la Barca y presenta una “propuesta actual” de La vida es sueño.

Tatuajes tribales y una estética que mezcla elementos suburbanos y orientales son la seña de identidad de este montaje, donde “los juegos de poder se cruzan con el deseo, y donde la realidad está siempre contagiada por lo onírico”, relata su director, Carlos Martín.

Con la dramaturgia de Alfonso Plou, la compañía ha intentado centrarse en “los aspectos emocionales” del texto y los personajes, para que “el espectador descubra otra realidad”, explica Martín. La realidad de “un mundo donde la pertenencia o no al grupo marca la posibilidad misma de la existencia”, y donde “la violencia se expresa en reglas de poder estrictas”.

Unas reglas que han convertido al heredero al trono de Polonia, Segismundo, en prisionero de su padre, el rey Basilio, que teme que su hijo se convierta en un tirano cruel porque lo vio en las estrellas cuando éste nació.

Con siete actores (José Luis Esteban, el propio director bajo el pseudónimo de Yesuf Bazaán, Félix Martín, Minerva Arbués, Francisco Fraguas, Encarni Corrales y Alfonso Palomares), un músico multinstrumentista que toca en directo (Gonzalo Alonso) y una escenografía que juega con las telas y las pasarelas, el montaje nos muestra dos mundos que combaten entre sí: el de una corte rendida a la magia y la superstición, con una imagen más “oriental”; y el de los revolucionarios que pretenden sacar a Segismundo de prisión, que responde a una estética más “tribal y underground”.

Todo ello para llevar al escenario temas tan eternos y humanos como el pulso entre el destino y el desarrollo del individuo en el libre albedrío, el amor, la política y las relaciones padre-hijo.

Un título que engancha


La vida es sueño se estrenó en 1635, alcanzando una gran popularidad desde el primer momento. Se representó ante el rey y ya en ese siglo traspasó fronteras, llevándose a escena en Bruselas, Ámsterdam, Hamburgo o Dresde. En el siglo XVIII, tan sólo en los corrales de comedias del Príncipe y de la Cruz, ambos en Madrid, se realizaron 47 montajes. Y ese ritmo ha continuado siglo tras siglo, tanto en España y Latinoamérica como en el resto del mundo.

En nuestro pasado más reciente cabe destacar los montajes de José Tamayo en 1955, de José Luis Gómez en 1981, de Ariel García Valdés en 1996, de Calixto Bieito en 2000 y, ya en este siglo, el de Juan Carlos Pérez de la Fuente en 2009 y el de Helena Pimenta de 2012, que protagonizó Blanca Portillo.

Te puede interesar:

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
Billy Elliot, el musical Uno de los espectáculos más apasionantes hoy en el mundo, llega a Madrid tras once años de gran éxito en el West ...
PUBLICIDAD