Desvelamos los secretos
de la vuelta a las tablas
de Carmen Maura

Protagoniza Carlota a las órdenes de Mariano de Paco
Gema Fernández / Fotos: David Ruano|
Actualizado el Viernes 10/01/2014
comparte
últimas noticias

El pasado septiembre se convirtió en la primera actriz española que recogía el Premio Donostia del Festival de Cine de San Sebastián por su larga y premiada trayectoria. Tiene cuatro goyas, seis Fotogramas de Plata, un Ondas, un César del cine francés, el premio a la mejor actriz del Festival de Cannes y dos Félix del cine europeo, además de la Medalla de Oro de la Academia de Cine y la Medalla de Oro del Mérito a las Bellas Artes, entre otros muchos galardones. Y aunque no le falta trabajo en el cine, ha aparcado algunos compromisos para embarcarse en una aventura teatral. Después de varias décadas alejada de las tablas, Carmen Maura regresa a los escenarios con una de las comedias más divertidas e intrigantes de Mihura: Carlota.

El regreso

Dice Mariano de Paco que enseguida pensó en ti para el papel de Carlota, pero no creía que le fueras a decir que sí… ¿Qué te decidió a hacerlo?
No me extraña que creyese eso, porque llevo diciendo que no a cosas de teatro años y años. Nunca he encontrado el momento oportuno, porque siempre tengo trabajo en el cine, pero cuando me ofrecieron Carlota, se dieron muchas coincidencias a favor del proyecto: que era el María Guerrero, teatro del que guardo muy buenos recuerdos; que el compromiso sólo era por mes y medio, lo que me permitía seguir después con mis proyectos para la gran pantalla; que era una obra muy coral, con diez personajes, y yo no tenía que llevar todo el peso de la función; y, además, se dio la casualidad de que Carlota es una obra que había hecho de jovencita, cuando estudiaba el preuniversitario en el Colegio Mayor San Pablo; así que pensé que era el momento.

¿No sentiste un poco de vértigo?
Estaba obsesionada con no ponerme nerviosa, porque eso era lo que me hacía sufrir en el teatro. Hablé con el director, y me dijo que no me preocupase, que iba a conseguir que no estuviera nerviosa, y efectivamente, lo ha conseguido, me ha quitado esa angustia, y estoy contentísima.

¿Y cómo es esta Carlota que De Paco creía perfecta para ti?
Está un poco loca y completamente enamorada de su marido, por el que es capaz de hacer cualquier cosa, pues no quiere perderle. A mí me resulta muy simpática y tierna.

Su secreto

No te falta trabajo, ni aquí, ni en el extranjero. ¿Cuál es el secreto?
No lo sé. Esta profesión es un poco ingrata, y cuenta mucho la suerte: que estés en el sitio oportuno en el momento adecuado. Por eso yo le echo mucho la culpa a mi ángel de la guarda. Cuando decidí ser actriz, con 25 castañas y un niño en camino, nunca pensé que llegaría donde he llegado. Aún me sigue sorprendiendo que me llamen para rodar una película en la otra punta del mundo. Y a Francia llevo yendo 20 años, y aunque es un público difícil de conquistar, más o menos lo he conseguido.

Dices que decidiste ser actriz a los 25 años, ¿no lo tuviste claro hasta entonces?
No pensé que uno pudiera ganarse la vida con ello, aunque me gustaba actuar desde muy chiquitina; con 7 u 8 años escribía funciones que luego representaba con mis amigas. Y cuando me decidí por esta profesión fue porque el grupo de teatro aficionado al que asistía desapareció y vi un anuncio en el periódico donde buscaban actores semi-profesionales para un grupo en el Ateneo de Madrid, y me presenté. A partir de ahí, todo pasó muy rápido.

¿De qué te sientes más orgullosa?
Me gustaba y me gusta actuar, nunca he buscado la fama, aunque reconozco que mi carrera me ha dado mucho. Pero no he ido a una escuela de teatro, ni tengo la sensación de que haya tenido que sudar sangre para meterme en un personaje. Simplemente, tengo la suerte de que actuar es algo que no me cuesta, que se me da bien desde que era cría; se me da muchísimo mejor ser actriz que la vida normal. Es cierto que me tomo mi trabajo muy en serio, me aprendo muy bien los guiones y voy puntual a los rodajes y ensayos, pero no creo que haya hecho nada especial de lo que sentirme orgullosa. Hay otras cosas de mi vida de las que me siento mucho más orgullosa como, por ejemplo, de tener un campo donde he plantado un montón de árboles, y de lo bien que educo a mi perra, Rita.

Creo que le escribiste una carta a Campanella porque querías trabajar con él, ¿ha dado resultado?
Tenemos muchas ganas de trabajar juntos, y eso pasará tarde o temprano, aunque todavía no hay fecha. De momento, después de Carlota rodaré una película en inglés en Australia, con Jim Loach (hijo de Ken Loach), en la que interpreto a la abuela de una familia de inmigrantes españoles que viaja a Australia. Una familia de la que forman parte Paz Vega, Antonio de la Torre y Quim Gutiérrez. Y después tengo otro proyecto en Francia.

Una mujer arropada

Arropada por sus compañeros y por el público. Así se siente Carmen Maura en esta producción del Centro Dramático Nacional. Confiesa que “al comenzar los ensayos estaba tan nerviosa y desentrenada que llegué a plantearme por qué me había metido en esto”. Pero entre el director, Mariano de Paco, y el resto de componentes del montaje –Pilar Castro, Vicente Díez, Pedro G. de las Heras, Natalia Hernández, Alberto Jiménez, Jorge Machín, Antonia Paso, Carlos Seguí, y Alfonso Vallejo– han conseguido que la actriz supere esa “angustia” y se sienta “como pez en el agua en el escenario”.

carmen_maura_carlota


En la función, ella es Carlota, “una histérica obsesionada con el control que, sin dejar de ser una gran señora, tiene algo de inocencia infantil y un punto de humor absurdo”, describe De Paco. Por eso pensó en La Maura para el papel. “Era ideal, parece escrito para ella”, dice el director. Y Carmen le dijo que sí, como también lo hizo el resto del elenco. “Tengo el reparto que imaginé la primera vez que leí la función. Todos han trabajado a favor de la obra y estoy muy contento con el resultado: ésta es la Carlota que quería mostrar”, asegura feliz De Paco, quien le ha dado un toque “muy cinematográfico” a la función.

La historia tiene estructura de novela policíaca y está continuamente pasando del presente al pasado. “Encontramos el cadáver de Carlota, y el detective Hilton comienza a investigarlo interrogando a los que están en la casa, y leyendo el diario de la finada. Y, a través de flashback, vemos lo que ha pasado en los dos años de matrimonio de Carlota, hasta la noche de su muerte”, explica el director.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Amor somos 3 Aterriza en España una obra aplaudida por crítica y público; más ...
El florido pensil Un tierno montaje sobre la enseñanza en tiempos de la dictadura
PUBLICIDAD