De mudanza ‘exprés’

Gabriel Olivares estrena La caja, la exitosa obra de Clément Michel
Gema Fernández|
Actualizado el Viernes 21/06/2013
comparte
últimas noticias

Dicen los expertos que una mudanza puede causar mucho estrés, síntoma que se agrava si tienes que hacerla en tiempo récord y con la ayuda de amigos que traen sus disputas a cuestas… Y eso es precisamente lo que ocurre en La caja, del francés Clément Michel, que Gabriel Olivares estrena en los escenarios españoles.

En esta función todo comienza con la mudanza que tiene que hacer Antonio, a quien su casero le ha dado dos horas para despejar el piso, que ahora ocupará su hija porque se ha quedado en paro. Con ese problemón encima, no se le ocurre nada mejor que llamar a sus amigos para que le echen una mano.

Cajas que van y vienen, el ascensor que se estropea, ‘colegas’ que llegan con sus problemas, secretos y cuentas pendientes, convierten el escenario en un ir y venir de objetos y sentimientos que Olivares compara con “el camarote de los Hermanos Marx”.

Bomba de relojería

“Ésta es una gamberrada maravillosamente orquestada”, dice el director. Para quien los cerca de 90 minutos que dura la función son “como la cuenta atrás de una bomba. Un auténtico mecanismo de relojería donde todo tiene que funcionar al milímetro”. Y más teniendo en cuenta que se trata de una obra con 7 personajes, que interpretan 13 actores, dando lugar a 42 combinaciones diferentes de elenco.

César Camino, Fran Nortes, Javier Martín, Daniel Gallardo, Bart Santana, Nacho Diago, Irene Arcos, Leticia Etala, Mar del Hoyo, Mónica Vic, Eva Higueras, Fran Calvo y Joseba Hernández se han embarcado en esta aventura, combinándose en las diferentes representaciones, y haciendo que el público vea una función diferente cada vez. Todos ellos han tenido que pasar por un entrenamiento especial, mezcla de dos técnicas traídas de Nueva York e incorporadas al taller TeatroLab, que dirige el propio Olivares, en el que se trabaja con Viewpoints y con el método Suzuki.

Innovación teatral

“En La caja combinamos una obra comercial con una manera de trabajarla nada convencional. Para mí, supone la transición ideal del teatro que estaba haciendo al que quiero hacer”, dice Olivares.

El director español es un gran admirador de las técnicas de entrenamiento y ensayo que se usan en la Gran Manzana, donde suele escaparse a menudo “para desconectar y renovar energías”, y descubrir nuevas fórmulas teatrales. Precisamente allí conoció los Viewpoints (puntos de vista) y el método creado por el japonés Tadashi Suzuki, que inmediatamente decidió incorporar a su taller, TeatroLab, del que ha salido La caja, y con el que ya prepara “un clásico”, de cara a la próxima temporada. Y es que, explica, este tipo de entrenamiento “funciona para cualquier actor y obra”.

Con esta fórmula, “el ego hay que dejarlo fuera”, afirma Olivares. “Es muy físico. Los actores entrenan 5 horas al día de forma rigurosa”, utilizando fórmulas que “tienen referentes del flamenco, el teatro griego, el ballet, las artes marciales… y que colocan al actor en el presente con sus emociones”. Una experiencia que continúa una vez estrenada la función.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
Smoking room Adaptación teatral de la película "Smoking room", de Julio Walovitz ...
PUBLICIDAD