Se enfrenta solo al escenario con Agonía y éxtasis de Steve Jobs

Daniel Muriel desenmascara al creador de Apple

Gema Fernández|
Actualizado el Jueves 27/09/2012
comparte
últimas noticias

En Agonía y éxtasis de Steve Jobs, el actor vallisoletano desenmascara al fundador de la compañía informática cuyo símbolo es una manzana mordida. Dirigido por David Serrano, Muriel nos cuenta los secretos más oscuros del fallecido creador del iPod, el iPhone, y el iPad. Un auténtico dios para muchos, que en esta historia deja al descubierto sus pies de barro.

El reto

Tu primer monólogo, ¿da un poco de vértigo?
Cuando me lo ofrecieron sentí miedo. Nunca me había enfrentado solo al público durante tanto tiempo y con todo ese texto en mi cabeza. Hasta ahora había huido de los monólogos, porque no me gustaba la idea de pasar tanto tiempo conmigo mismo en escena, y porque no me considero un actor especialmente cómico. Pero éste no es un monólogo al uso; es lo que los ingleses denominan ‘solo play’, o función para un solo actor. Aquí soy un contador de historias.

¿Cuáles son esas historias?
Hablo del viaje que Mike Daisey, el autor del texto y un fanático de Apple, hizo a China para ver cómo se fabricaban los aparatos que adoraba. Y cómo lo que se encontró allí fue brutal, y una enorme decepción. Yo narro ese periplo en primera persona, como si fuese el propio Daisey, mientras interpreto otros papeles, y a la vez que voy contando cosas de la vida de Steve Jobs y de cómo formó su imperio.

¿Qué otros personajes aparecen en escena?
Me toca interpretar al propio Jobs, a Bill Gates, a algunos de los chinos que trabajan en la fábrica de Apple en Foxconn, a la traductora que viaja con Daisey, y a otros tantos personajes que aparecen a lo largo de la función, incluidos Gila y Colombo.

daniel_muriel_steve_jobs

Daniel Muriel y David Serrano, actor y director.

¿Y qué pinta Gila en la función?
Sólo es un recurso cómico en un momento de la historia.

¿Pero nuestro cómico aparece en el texto original?
No, el montaje original, protagonizado por el propio Daisey, no tiene nada que ver con el nuestro. Partiendo de la adaptación de Nacho Artime, nosotros hemos dado vida a esos personajes, porque nos parecía que hacían la historia más amena. Sin embargo, Daisey se sienta tras una mesa, con un puñado de folios y un vaso de agua, y ya está; su monólogo dura unas dos horas, y el nuestro, una hora y cuarto. Porque le hemos dejado sólo la esencia: el viaje que denuncia la forma de fabricar de Apple, a través de las historias de la gente a la que Daisey entrevistó. Historias que te tocan la fibra sensible.

Parece que Jobs y su imperio no salen muy bien parados…
Hablamos de las condiciones infrahumanas en las que se trabaja en el edificio donde se fabrican los aparatos de Apple –y los de Dell, HP, Motorola, Nintendo, Sony y Nokia–, y de cómo algunos de sus trabajadores se suicidaron lanzándose desde la azotea. Pero también contamos que Jobs cambió el mundo de la tecnología. Por algo Apple está valorada en más de 560.000 millones de dólares, y es la mayor empresa de Wall Street. Aunque eso no significa que haya que venerarlo.

¿Qué supone este trabajo en tu carrera profesional?
Está siendo una gran carta de presentación, porque hay mucha gente que aún me tiene encasillado en la serie Escenas de matrimonio, y desconocía mi faceta teatral. Además, esta función me obliga a utilizar un gran despliegue de expresiones, a emplear una energía brutal en el escenario, y pasar de un ritmo frenético a una pausa dramática, y eso crea una magia especial, una complicidad con el público, que hace que éste te coloque a otro nivel en lo profesional. Creo que para mucha gente puede haber un antes y un después de Agonía y éxtasis de Steve Jobs en la forma de verme como actor.

Si el autor viese la función, ¿qué crees que diría?
Daisey es un autor muy generoso. Ha colgado su texto en internet y permite que lo cojas y hagas con él lo que quieras. Sólo pide que le mandes una copia del resultado. Y creo que le encantará ver cómo hemos traído a escena a esos personajes de los que él sólo habla, el movimiento y la acción que le hemos dado a la función.

APPLELIANOS

Con este término que parece referirse a un ser extraterrestre, Daniel Muriel denomina en la función a los fanáticos de Apple; esos que veían a Jobs como un mesías. Nuestro protagonista, que reconoce llevar un iPhone, asegura que él no pertenece a este ‘clan’. De hecho, confiesa que ni el director ni él tenían mucha idea de ese mundo geek (gente fascinada por la tecnología y la informática), y lo han descubierto preparando la función. Han tenido que leer mucho sobre Jobs y ver muchos vídeos, para observar sus gestos, sus silencios y su cadencia al hablar, así como los de Bill Gates, porque en la función hay “claras imitaciones”, dice Muriel.

No se han encontrado fichas para esta cartelera.

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
Billy Elliot, el musical Uno de los espectáculos más apasionantes hoy en el mundo, llega a Madrid tras once años de gran éxito en el West ...
PUBLICIDAD