Andrés Lima estrena El mal de la juventud en La Abadía

Ser joven es una enfermedad incurable

ProgramaTe / Fotos: Ros Rivas|
Actualizado el Jueves 14/10/2010
comparte
últimas noticias

Si la juventud es una enfermedad mortal, ¿cómo se puede sobrevivir a ella? Ésa es la pregunta que nos plantea Andrés Lima, quien dirige para La Abadía un nuevo montaje de El mal de la juventud, de Ferdinand Bruckner, trasladándonos a una Viena devastada por el paso de la Primera Guerra Mundial.

Sobrevivir

Los protagonistas son un grupo de estudiantes de Medicina que convive en una pensión. Son seis jóvenes que exploran la vida, el amor, la moral, el sexo… y “se enredan en sus jugadas”, dice Lima. Aunque cada uno “responde a una clase social y a una ideología determinadas, todos ellos son jóvenes intentando sobrevivir en un mundo bastante hostil, y se relacionan a través del amor y el desamor”, nos explica el director.

Así, asistimos a los coqueteos y sufrimientos de Desi (Marta Aledo), una de las estudiantes, que está enamorada de su compañera Marie (Sandra Ferrús), quien a su vez busca el afecto duradero de su novio poeta, Petrell (Aitor Merino), mientras que éste trata de conseguir la libertad de la mano de Irene (Amanda Recacha), también amiga de Marie. Irónicamente, la pasión más ‘pura’ parece la de la criada Lucy (Irene Escolar), que en su afán por satisfacer a su amado Freder (Iván Hermes), termina prostituyéndose. Todo ello bajo la atenta mirada del único adulto de la función, Alt, un médico condenado por practicar la eutanasia, interpretado por Jesús Barranco. Una historia de ambición, seducción y confusión que desemboca en un suicidio.

Y es que, en opinión de Lima, el autor plantea una juventud “desorientada, con un futuro poco alentador y donde la presencia de la muerte es muy cercana”, no sólo por la devastación provocada por la guerra, sino porque se generaliza la idea de que, “después de la juventud, soló hay dos caminos: aburguesarse o suicidarse, y ambas son dos maneras de estar muerto”.

A ritmo de charlestón

En esta tesitura, el que es uno de los fundadores de Animalario plantea una escenografía “inspirada en la Escuela Bauhaus y en el Art Decó”. Y, aunque se trata de una tragedia, ha enfocado el montaje desde los felices años 20, “porque ese ambiente de juventud rebosante de baile, ganas de vivir y de sexo, entra en contradicción con la angustia vital que plantea el autor”, comenta. Todo ello para acercarnos a otra época lejana, pero que es “un reflejo de los conflictos que podría tener cualquier joven español o europeo”, dice Lima.

Conflictos como el futuro, el feminismo, el lesbianismo, la vida y la muerte, a ritmo de charlestón, porque Lima ha introducido el baile en este montaje como “modo de supervivencia”.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
Smoking room Adaptación teatral de la película "Smoking room", de Julio Walovitz ...
PUBLICIDAD