Cruce de caminos

Tamzin Townsend dirige Pilar Castro, Jorge Bosch, Pedro Casablanc y Aitana Sánchez Gijón en Babel
Gema Fernández / Fotos: Javier Naval|
Actualizado el Lunes 17/09/2012
comparte
últimas noticias

“Un complejo thriller emocional cuyo eje es la desaparición de una mujer”. Así define Tamzin Townsend la versión española de Speaking in tongues (Hablando en lenguas), que ella dirige bajo el título de Babel. La obra, escrita por Andre Bovell, nos presenta un universo de vidas que se cruzan a través de un misterio por resolver.

Aitana Sánchez Gijón, Pedro Casablanc, Pilar Castro y Jorge Bosch interpretan a los nueve personajes que protagonizan este montaje, que, dice Townsend, es “el más difícil que he dirigido”.

Encaje de bolillos

Y es que no se trata de una función al uso. Comienza con los cuatro actores sobre el escenario, hablando a la vez. “Los cuatro interpretan el mismo texto, pero se trata de dos situaciones diferentes, y dos lugares distintos, y los matices y emociones de las dos parejas en escena tampoco son los mismos”, explica la directora.

Además, “no es una historia lineal. Se mueve de lado a lado, y de adelante a atrás”, apunta Bosch. Y aunque comenta que eso la hace “más interesante”, ha obligado a todo el equipo a estar “con los cinco sentidos alerta, y funcionando con total sincronía, como una orquesta perfectamente afinada, o un equipo de natación sincronizada”, añade Sánchez Gijón.

Pero ahí no acaban las dificultades a las que han tenido que enfrentarse elenco y directora. Los nueve protagonistas de la trama argumental están interpretados por los cuatro actores.

Múltiples rostros

Jorge Bosch se lleva la palma. Le toca dar vida a tres personajes distintos. Es Álex, “un hombre casado al que le puede la rutina y busca una aventura que le haga sentir algo nuevo”, explica el actor. Pero también es Óscar, “colgado emocionalmente de una antigua relación, y buscando respuestas a las preguntas que le han atormentado durante años, llevándole a la depresión”; así como un tercer hombre, “que, sintiéndose culpable, desvela cosas que no había dicho en mucho tiempo a una persona que acaba de conocer”.

Pedro Casablanc, por su parte, es Leo, “un policía felizmente casado, que tiene una aventura porque necesita una experiencia que le motive y le saque de la rutina“; y Nico, “un sospechoso del hecho delictivo que hay en la función”, comenta el intérprete.

Entre los papeles femeninos, Aitana Sánchez Gijón es Sara, “una mujer segura de sí misma, fuerte y honesta, que lleva años casada y, aunque parece que lo tiene todo, le falta sentirse deseada por su marido”. Y también es la ultrajada Sonia, “que huye del amor y no es capaz de comprometerse”, aclara la actriz.

Mientras tanto, Pilar Castro encarna a la “frágil, insegura y dependiente” Marta, inmersa en una crisis matrimonial; y a Valerie, “una psicoanalista que esconde traumas y muchos miedos”.

Personajes todos ellos “en crisis emocional, solos”; “buscando cómo sobrevivir a sus vacíos”; “conectados entre sí aunque no lo sepan; y capaces de crear vínculos con desconocidos, romper pactos, expiar a los otros, y mantener encuentros extraños”, cuentan los actores.

De ahí que esta función tenga un poco de todo. Hay amor, infidelidades, obsesiones, recuerdos, incomunicación, mentiras, miedos, remordimientos, y sentimientos enfrentados. Y hay “un sórdido hotel de carretera, un zapato femenino, una canción, una carretera secundaria desierta, una llamada telefónica que nunca será atendida, y una mujer haciendo auto-stop que nunca llegará a su destino”, especifica Townsend.

Una lengua común

Además, hay humor, un misterio por resolver y, por encima de todo, la función “cuenta algo que nos pasa a todos”, añade Pedro Costa, el adaptador. Para él, Babel habla de la condena de hombres y mujeres a no entenderse, y de la necesidad de superar esa condena y encontrar una lengua común, “una lengua que nos ayude a no sentirnos tan solos”.

Quizá por eso, los actores creen que la obra “no dejará indiferente a nadie”, y que será “inevitable” que los que vayan a verla se identifiquen con los personajes y las situaciones que viven, y que se hagan las mismas preguntas que ellos, como “qué es el amor, o qué es lo moralmente correcto”, apunta Bosch.

Y la directora añade que sólo desea que el público que vaya a ver la función se sienta como “en una montaña rusa de emociones, y que el suspense y el enigma de la mujer desaparecida les enganche de principio a fin”.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Amor somos 3 Aterriza en España una obra aplaudida por crítica y público; más ...
El florido pensil Un tierno montaje sobre la enseñanza en tiempos de la dictadura
PUBLICIDAD