Cristina Marcos se convierte en maestra de María Adánez

Clases de erotismo y sexualidad femenina

Gema Fernández // Fotos: Luis Castilla y Jesús Ugalde|
Actualizado el Miércoles 13/06/2012
comparte
últimas noticias

El joven dramaturgo Paco Bezerra, el director Luis Luque y el productor Andrea D’Odorico nos proponen hablar a la mujer de hoy a través de las mujeres de ayer. Y lo hacen con La escuela de la desobediencia, una función que protagonizan Cristina Marcos y María Adánez. Juntas nos trasladan al siglo XVII, una época en la que la mujer sólo podía optar a ingresar en un convento, casarse con el hombre elegido por el padre, o convertirse en cortesana.

La voz de la experiencia

“Mi personaje, Susanne, lleva dentro una escuela portátil, clandestina y ambulante, y se la ofrece a su prima Fanchon, para despertar en ella el deseo de saber, la curiosidad, y el placer carnal, y que así sea capaz de tomar la decisión adecuada cuando llegue el momento”, dice Marcos, la experimentada profesora. Y es que ella “es una viuda, una superviviente que ha comprobado que las reglas las hacen los hombres”, explica la actriz.

Por el contrario, Fanchon “es una niña encerrada entre los muros de su casa, sin acceso a ningún tipo de información, y que ni siquiera sabe cómo se embaraza una mujer. Pero también es una joven muy inquieta y con muchas ganas de conocimiento”, describe Adánez, que se muestra “encantada con el viaje de niña a mujer” que experimenta su personaje.

Les acompaña en el escenario la banda sonora compuesta por Luis Miguel Cobo, e interpretada en directo por la soprano Rosa Miranda, y la viola de gamba de Sofía Alegre.

Una música que, según el director de la función, “nos evocará a la mujer eterna y llena de vida”, y que se completa con “un vestuario deslumbrante”, y un espacio escénico basado en una gran alfombra roja, y una bañera, desde la que Fanchon ilustrará, con todo lujo de detalles, el paso de la teoría a la práctica, “su primer encuentro sexual”, apunta Adánez.

Sin embargo, para los más pudorosos, la actriz advierte que se trata de “un montaje muy sutil y elegante. No vamos a provocar por provocar”, sentencia. Eso sí, está recomendado para mayores de 16 años.

Aprendiendo a desobedecer

Y es que en esta escuela se enseña a desobedecer. “Para ser felices y descubrir la vida, las mujeres de la época tenían que ser desobedientes; tenían que aprender a desobedecer al Estado, a la Iglesia, a la familia…”, expone Bezerra.

Por eso, en esta escuela sólo existe una norma: “Haz lo que quieras”. Y por eso en esta función se habla “de Dios, de la filosofía, de los hombres…, que era quienes imponían las normas a seguir”, pero siempre en tono de comedia, porque “sólo a través de este género se pueden lanzar mensajes importantes, pues la risa hace que todo sea más fácil”, afirman las actrices. Ambas esperan ayudar a eliminar “el pudor” que aún existe con los temas de sexo.

En cuanto al director, se muestra encantado con la defensa que se hace en la obra del derecho femenino a gozar de una sexualidad plena. Tanto es así, que Luque espera “que, después de ver la función, el público regrese rápidamente a sus hogares a hacer el amor; porque Susanne y Fanchon vienen a enseñarnos que el placer carnal sólo puede servir para ayudarnos a confiar en el más grande sentimiento que puede sentir un ser humano: el amor por el otro”.

Saldando una deuda

La escuela de la desobediencia está basada en dos textos diferentes. Por un lado, en la novela dialogada Ragionamenti, del italiano Pietro Aretino (siglo XVI); y, por otro, en el libro L’Ecole des filles ou la philosophie des dames (siglo XVII), del francés Michel Millot, condenado a la horca por la autoría de este texto, que en la época fue considerado “contrario a las buenas costumbres”.

“En aquella época, la vida de las mujeres la decidían los hombres –relata Cristina Marcos–. Ellos decidían sobre su destino, si debían casarse, ser novicias o, en el peor de los casos, acabar siendo cortesanas. Y, por supuesto, a ellas les estaba prohibido hablar de las mismas cosas que hablaban los hombres; así como les estaba vetado estudiar, o ejercer una profesión”, enumera la actriz.

Y si entonces ambos textos fueron censurados de una u otra manera por contar lo que pasaba, desgraciadamente aún hoy hay muchos países en los que la obediencia y la ignorancia se siguen imponiendo al sexo femenino. María Adánez recuerda que, cuando aún estaban ensayando la función, “asesinaron a tiros a un profesor en Afganistán porque intentaba dar clases de forma clandestina a unas niñas”.

De ahí que el director de la función, Luis Luque, afirme que “este proyecto nace con la emoción de saldar una deuda; de poder contribuir humildemente a colocar, durante hora y media, el placer de la mujer en el mismo lugar que el hombre pone el suyo”.

No se han encontrado fichas para esta cartelera.

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Amor somos 3 Aterriza en España una obra aplaudida por crítica y público; más ...
El florido pensil Un tierno montaje sobre la enseñanza en tiempos de la dictadura
PUBLICIDAD