Clara Lago coquetea con el sado junto a Diego Martín

Protagonizan La Venus de las pieles a las órdenes de David Serrano
Gema Fernández / Fotos: Luis Alda|
Actualizado el Miércoles 21/05/2014
comparte
últimas noticias

Confiesa que lo suyo con la interpretación fue “un auténtico flechazo”, que se resume en la quincena de películas y la decena de series de televisión que, de momento, componen su carrera. Y es que, con tan sólo 23 primaveras, Clara Lago lleva más de una década de profesión a sus espaldas.

Debutó en el cine con Terca vida (2000) cuando era una cría de 10 años, y se convirtió en una estrella ascendente en 2002, al protagonizar la película de Imanol Uribe El viaje de Carol, donde compartió cartel con Juan José Ballesta.

Desde entonces, su carrera ha ido en constante ascenso. Su último éxito es el filme más taquillero de la historia de España: Ocho apellidos vascos.

Con La Venus de las pieles, la actriz madrileña pisa por segunda vez un escenario, para protagonizar un montaje que plantea un peligroso juego de dominación, placer y pasión con Diego Martín, y a las órdenes de David Serrano.

venus-pieles_noticia1
Un regalo

¿Qué te decidió por este proyecto?
Me atrajeron tanto el texto, que está muy bien escrito y es brutal; como mi personaje, que es tan complejo y tiene tantos matices y posibilidades que es un regalo que me ha caído en las manos.

¿Cómo fue tu primer encuentro con Vanda, tu personaje?
Estando en el rodaje de Ocho apellidos vascos, me llamó Daniel Sánchez-Arévalo para decirme que él y David (Serrano) habían comprado los derechos de un texto que iban a llevar a escena y querían que yo lo protagonizase. Él me dijo: ‘lo leerás y verás que Vanda es uno de esos personajes que se ven muy pocas veces’. Y, efectivamente, en cuanto empecé a leerlo, me enamoré. Una pasión que ha ido a más y se ha convertido en locura a medida que he tenido que meterme en su piel.

¿Te ha costado encontrar a la Vanda que llevas dentro?
Realmente, no. Es curioso, pero todo ha sido muy intuitivo, porque el texto está muy bien escrito y te lleva por donde tienes que ir, cambiando de un registro a otro sin problemas, y eso me ha hecho disfrutarlo aún más.

¿Y cómo es Vanda?
Es muy difícil hablar de ella sin desvelar la trama. Sólo puedo decir que tiene muchas caras. Al comienzo de la obra se presenta en un casting como un torbellino, una chica muy espontánea y mal hablada; alguien que, a priori, no encaja en el personaje del siglo XIX que busca el director (el otro personaje de la función al que interpreta Diego Martín) para protagonizar su primera función: una versión de la novela sadomasoquista de Leopold von Sacher-Masoch titulada La Venus de las pieles. Pero cuando Vanda Jordan se mete en serio en la piel de Vanda von Dunajew, el papel que quiere conseguir, se transforma completamente, y se convierte en un ser seductor.

SONY DSC

¿Qué te ha enseñado Vanda Jordan y sus mil rostros a Clara Lago?
Es un personaje al que no he podido enfrentarme empleando la lógica, sino disfrutando de la libertad absoluta que ella demuestra. Y eso ha sido lo más revelador para mí y lo que más me ha hecho disfrutar, porque yo soy muy racional, y eso puede hacer que me raye mucho.

Entre los dos protagonistas de la función surge un juego de poder y seducción cargado de erotismo. ¿Cómo trabajáis eso en escena?
David ha mostrado mucho gusto en ese sentido. Hay erotismo y mucha tensión sexual en escena, pero no la ves explícitamente. En cuanto al sadomasoquismo, tan claro en la novela de la que parte el guión que quiere poner en pie el director, hemos tenido que enfrentarlo hablando con gente que sabe del tema, viendo documentales, leyendo muchas cosas… para no caer en los estereotipos y que sea algo real y creíble.

¿Siempre tuviste claro que querías ser actriz?
Recuerdo que la primera vez que pisé un plató, con 10 años, me enamoré. Fue un flechazo. Lloré cuando mi madre me dijo que teníamos que irnos a casa.

¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de esta profesión?
Me encanta vivir en un set de rodaje, me aporta muchas cosas y me hace vivir todo más intensamente. Pero detesto la pérdida del anonimato y la hipocresía de las apariencias… Es muy cansado tener una imagen de cara a la galería. Además, me pongo bastante nerviosa en el mundo casting.

Las mil caras del deseo

Escrito por el neoyorkino David Ives, La Venus de las pieles es uno de los textos más aclamados de los últimos años en Broadway. Galardonado con un Tony a la mejor actriz, y con dos nominaciones a la mejor obra –en los Tony 2012 y en los Drama Desk Awards del mismo año–, este libreto sensual, sofisticado e impregnado de suspense, tiene hasta una versión cinematográfica: La Vénus à la fourrure (Venus in Fur), dirigida por Roman Polanski.

venus-pieles_noticia3

Un casting lleno de morbo

El montaje teatral español llega de la mano de David Serrano, quien dirige a Clara Lago y David Martín en una función que pretende “mostrar las diversas caras del deseo”. Y lo hace situándonos en un teatro, al final de un duro día de audiciones. Allí, Diego del Pino se lamenta de la mediocridad de las candidatas que se han presentado al casting para buscar a la actriz principal de la obra que quiere poner en pie: una adaptación de La Venus de las pieles, la novela que dio origen al sadomasoquismo.

A última hora aparece Vanda Jordan, un torbellino de energía que encarna todo lo que él detesta: es vulgar, atolondrada y no retrocedería ante nada para obtener el papel. Pero cuando Diego la deja probar suerte, queda perplejo y cautivado por la metamorfosis que experimenta la joven: comprende perfectamente este personaje del XIX con tintes sadomasoquistas…

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
Smoking room Adaptación teatral de la película "Smoking room", de Julio Walovitz ...
PUBLICIDAD