Carlos Sobera y Mar Regueras se declaran la guerra

Los actores interpretan al matrimonio Rose en la obra de Warren Adler
Gema Fernández|
Actualizado el Lunes 16/05/2011
comparte
últimas noticias

Una familia acomodada, una vida social brillante, una casa de ensueño… El matrimonio Rose parecía la pareja ideal. Se conocieron, se enamoraron, se juraron amor eterno… Pero de eso hace ya 15 años. Ahora, los hijos han crecido, la pasión se ha esfumado y la rutina se vuelve insoportable.

Ella, Bárbara, interpretada por Mar Regueras, es la primera en dar el paso hacia una nueva vida. Decide independizarse económicamente de su marido y montar un negocio de hostelería. Pero para empezar esa nueva etapa vital tiene que cerrar la anterior, así que solicita el divorcio e ‘invita’ al señor Rose a que se marche de casa. Será entonces cuando se desencadene una guerra sin tregua.

la excusa

“La casa es sólo una excusa –apunta Regueras–, porque en realidad la historia trata de una lucha de poder, de ver quién puede más”.

Y es que Jonathan, el señor Rose, “no comprende que ella ya no le quiera, como le ocurre a muchos hombres, y la incomprensión le lleva a la sin razón, y a la violencia”, explica Carlos Sobera, que interpreta a la otra mitad de esta pareja.

Él es el “hombre de la casa”. Un abogado de éxito, “excesivamente estirado y bastante odioso, que considera que la posición y la felicidad de su familia dependen exclusivamente de él y de su trabajo”, comenta Sobera.

Ella, sin embargo, “siempre ha ejercido de abnegada esposa, cuidando de la casa y los niños, y dedicada por completo a construir el hogar perfecto. Hasta que, con los hijos ya crecidos y fuera de casa, las cosas cambian”, dice Regueras.

la guerra

La obra “pone de manifiesto, con mordacidad, la tenue frontera que separa el amor incondicional del odio mortal”, afirma Garbi Losada, su directora. Porque los Rose están dispuestos a luchar hasta la muerte, literalmente, “para defender su verdad”.

Reproches primero, y enfrentamientos y ataques directos después, forman parte de este “viaje del amor al desamor” –como lo define Sobera–, que saca a la luz los instintos más oscuros de los protagonistas.

De hecho, el odio entre ellos llega a ser tal, que se convierten en auténticos psicópatas. Él, por ejemplo, mata a la gata de su esposa, y ella, para vengarse, hace paté con el hígado del perro.

Ya dicen los abogados matrimonialistas que no hay nada más perverso y violento que los pleitos entre cónyuges, pues en ellos sale a la luz todo el rencor y el veneno del que son capaces dos personas que un día se juraron amor eterno.

los que faltaban

Y precisamente letrados no faltan en esta historia. Interpretados por Koldo Losada y Xabi San Sebastián, llegan para complicar las cosas aún más, y convertir este divorcio en una auténtica batalla campal.

Pero, como dice Regueras, “cuanta más violencia y erotismo hay en la función, más se ríe la gente”. Y eso es lo que promete este montaje, “más cómico que la versión cinematográfica”, señala la actriz, porque su objetivo es “que la gente se lo pase bien”.

Así, apunta la directora, “hay momentos en los que uno se siente ‘culpable’ de disfrutar con el sufrimiento inflingido por alguno de los cónyuges a su oponente. Y tampoco es raro desear por un segundo que vuelvan a estar juntos, o esperar al segundo siguiente que se machaquen mutuamente…”

Una montaña rusa de emociones que también pretende “hacernos reflexionar”.

La realidad supera la ficción

La pieza parte de una historia real, protagonizada en los años cincuenta por el periodista y empresario William Rose, quien parecía inmerso en un matrimonio idílico con Eleanor Rose. Pero su universo perfecto se desbarató el día que decidió divorciarse, e inventó todo tipo de iniquidades para no darle un solo dólar a su mujer. Una guerra de sexos que se convirtió en material para la prensa rosa, que no tardó en bautizarlo como “La guerra de las dos rosas”.

Partiendo de esta realidad, el novelista Warren Adler escribió The war of the roses (La guerra de las rosas), que Danny DeVito llevó a la gran pantalla con Michael Douglas y Kathleen Turner en los papeles principales, convirtiendo esta tragicomedia en un éxito.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Amor somos 3 Aterriza en España una obra aplaudida por crítica y público; más ...
Solitudes La compañía Kulunka Teatro presenta "Solitudes", su segundo montaje ...
PUBLICIDAD