Se pone a las órdenes de Tomaz Pandur en La caída de los dioses

Belén Rueda: Una ‘diosa’ en tiempos de Hitler

Gema Fernández|
Actualizado el Lunes 19/09/2011
comparte
últimas noticias

Mar adentro y El orfanato la catapultaron al Olimpo de estrellas del cine español. Y su hasta ahora única función teatral, Closer, le supuso una nominación a los Max. Cuatro años después, Belén Rueda vuelve a pisar las ‘tablas’ para encarnar a la protagonista de la versión teatral del clásico de Visconti La caída de los dioses, a las órdenes de Tomaz Pandur.

belen_rueda
belen_rueda
belen_rueda
belen_rueda

Belén Rueda en la piel de Sophie Essenbeck.Aljosa Rebolj

Te prodigas poco en los escenarios, ¿por qué?
Soy mamá, y eso es muy difícil de compaginar con el teatro, por las giras, y por los horarios. Además, he tenido la suerte de que han llegado a mis manos otros proyectos en cine o televisión muy interesantes. Por eso ha pasado tanto tiempo entre mi primera obra y ésta.

¿Cuál fue tu reacción cuando te ofrecieron protagonizar La caída de los dioses?
El proyecto me parecía fantástico, y trabajar con Tomaz Pandur era uno de mis sueños, pero, cuando me llamó para ofrecerme el papel, ya me había comprometido en el rodaje de una serie que coincidía en fechas con los ensayos. Así que, aunque fue duro, tuve que decirle que no podía. Al final, el proyecto televisivo no salió, y por eso estoy aquí.

¿Cómo es trabajar con Pandur?
Un auténtico regalo. No sabía si estaba preparada para asumir el reto que me proponía, pero me hizo sentir como en casa desde el primer día. Tomaz ha ido humanizando a los personajes y adaptándolos a nosotros, haciendo que nos sintamos muy cómodos.

Mujer atormentada

¿Y cómo es Sophie Essenbeck, tu personaje en la función?
Es cruel, calculadora, e incapaz de amar. Tiene las ideas muy claras, y mueve los hilos de los que la rodean a su antojo. Representa esa parte de la sociedad con ansia de poder, capaz de hacer cualquier cosa por conseguir lo que quiere. Pero, debajo de su frialdad, esconde un alma atormentada por sus propios fantasmas.

¿Cuáles son esos fantasmas?
Un matrimonio infeliz, con un marido más interesado en los negocios que en ella y en su hijo. Sophie siempre ha estado a su sombra, por eso, ha volcado todo su amor en su hijo (aunque se trata de un amor enfermizo, posesivo y mal entendido). Y ahora que su esposo ha muerto, quiere demostrar de lo que es capaz.

¿Qué ha sido lo más difícil de meterte en la piel de Sophie?
Me resultaba muy difícil mantener su actitud altiva y autoritaria, y al mismo tiempo transmitir una sensación de fragilidad que sólo es visible cuando ella se encuentra sola. Y también la dureza brutal con la que trata a su hijo.

¿Cómo te has preparado para afrontar ese reto?
No he pretendido juzgar a mi personaje, sino, simplemente, vivir con él. Tomaz me dijo que buscara su parte más humana, ésa que ayudase a comprender por qué esta mujer se comporta así. Al principio, me pareció un mundo, pero Tomaz me ayudó a conseguirlo pensando en todos esos fantasmas que la atormentan, y que la convierten en alguien frágil, aunque Sophie sólo se permite mostrar esa fragilidad cuando está sola.

¿En qué se diferencia la obra del filme original?
Para empezar, la película se estrenó en el 69, cuando la censura no permitía hablar de ciertos temas, al menos de manera explícita. Pero Pandur ha ‘desnudado’ a los personajes, los ha humanizado y nos ha acercado a su historia. Además, ha rodeado el montaje de un preciosismo que pone al espectador en contacto con sus emociones, porque entra por todos los sentidos; como el marco pictórico de algunas escenas; o el toque musical que ofrece un piano en directo… Todo eso, unido a la historia, provoca un torbellino de emociones que no dejará indiferente a nadie.

Pequeña provocación

Una frase pronunciada por Rainer Werner Fassbinder, en la que aseguraba que La caída de los dioses “representa para la historia del cine lo mismo que Shakespeare para el teatro”, fue lo que llevó a Pandur a ponerse manos a la obra para crear esta pieza, que cuenta la historia de una familia aristocrática alemana durante el Tercer Reich. Una historia que comienza con la lucha sangrienta entre los miembros del clan Essenbeck por lograr el poder tras el asesinato del patriarca. Una historia que, según Pandur, “está muy vigente en estos tiempos de crisis”, y que espera sea “una pequeña provocación” para el público.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Amor somos 3 Aterriza en España una obra aplaudida por crítica y público; más ...
Solitudes La compañía Kulunka Teatro presenta "Solitudes", su segundo montaje ...
PUBLICIDAD