Andrés Lima nos adentra en el circo de la vida

Látigo en mano se convierte en el jefe de pista del Price en su montaje Capitalismo, hazles reír
Un texto de Juan Cavestany, protagonizado por Aitana Sánchez-Gijón, Silvia Marsó, Luis Bermejo, Nathalie Poza, Irene Escolar y Edu Soto
Gema Fernández / FOTOS: Valentín Álvarez|
Actualizado el Miércoles 11/09/2013
comparte
últimas noticias

Partiendo del libro de Naomi Klein La doctrina del shock: el auge del capitalismo del desastre, publicado en 2007, hace año y medio Andrés Lima inició un taller de investigación teatral al que se apuntaron artistas de muy diversos géneros. De sus intercambios de ideas, y de su contacto con historiadores, sociólogos, periodistas, economistas, arquitectos y abogados, ha surgido Capitalismo, hazles reír, un nuevo montaje a medio camino entre el circo, el teatro, y la danza, cuyo hilo argumental ha sido cosido por las primorosas manos de Juan Cavestany.

El más difícil todavía

En su historia, Lima, se convierte en jefe de pista y domador de un circo que imita a la vida misma, con sus luchas y sus pasiones, en el que no faltan trapecistas, lanzadores de cuchillos, acróbatas, bailarines y hasta una vedette. “Es una metáfora evidente de que el mundo es un circo, con sus payasos y sus fieras”, dice el director del montaje.

Él, látigo en mano, nos invita a conocer la historia de Luis y su ‘más difícil todavía’: sobrevivir. Y es que este protagonista, interpretado por el actor Luis Bermejo, es un padre de familia que se enfrenta a una enfermedad grave. “Este hombre vuelve a casa y encuentra a su familia (Aitana Sánchez-Gijón, Irene Escolar y Alba Sarraute) escuchando un mensaje de la presidenta (Nathalie Poza), en el que advierte de un cataclismo mundial, una debacle a la que él mismo se enfrenta internamente debido a su enfermedad”, relata Lima.

Luis es un hombre que “corre a ritmo de látigo para llegar el primero a la cola”, que vive en “un mundo de salas de espera, de incomunicación, de niñas chinas adoptadas. Un mundo donde el casino es el edificio más importante, en el que la trapecista sexy es una ilusión casi al alcance de su mano, y donde una pareja hace acrobacias para mantenerse unida, pero acaba rompiendo acrobáticamente. Un mundo acostumbrado a ver desastres por televisión”, explica el director.

capitalismo_lima
Improvisando en la cuerda floja

En ese mundo viven también Silvia Marsó (en la función Silvia Bombón, la mujer del jefe de pista, que introduce el mundo de las variedades en la historia con un número de vedette titulado Cómprenme, con el que evoca sus inicios en el Parallel de Barcelona), Rulo Pardo (el médico con el trágico diagnóstico), Edu Soto (un magnate que llega al país para montar un casino llamado Libertad), Óscar del Pozo, Eva Boucherite, Marta Megías, Nacho Vera, María Mira, Marilén Ribot, Martí Soler, Antonio Ruz, Lucía Bernardo y Laura Galán. Un total de 18 artistas que intercambian sus habituales papeles y nos permiten ver a actores arriesgando su vida en manos del lanzador de cuchillos o subidos a un trapecio, bailarines que se atreven a subirse a la red, o trapecistas que desarrollan un personaje dramático.

Otra de los rasgos que definen este montaje es la improvisación. “Queremos un espectáculo donde todo suceda en el momento; vivo cada noche”, dice Lima. Así, en cada función se contará la misma historia, la de Luis, su familia y su mundo, pero “ninguna noche será igual”, advierte Poza. Y Soto aconseja no perderse el entreacto y “llevar monedas sueltas”, porque nos adelanta que van a ‘prostituirse’ vendiendo “micromierdas por 1 euro”.

Un auténtico circo que pretende “reflejar una visión cómica y trágica de la sociedad capitalista”, y que “repasa los últimos 50-60 años de la historia. Desde el golpe de estado de Pinochet, hasta la pasada guerra de Irak, Guantánamo, y el conflicto de Siria”, apunta Lima. Una “experiencia teatral” –dice la compañía–, en la que no faltan las coreografías, que Ruz conduce en directo, o decorados que la propia escenógrafa, Beatriz San Juan, mueve a la vista de todos. Por haber, hay hasta una cámara de visión nocturna. Les invitamos a ir para que descubran para qué se utiliza…

Yo soy capitalista

“Todo comenzó como en Alcohólicos Anónimos, reconociendo que cada uno de nosotros es un capitalista”, relata Lima, y la valiente que dio el primer paso fue Aitana Sánchez-Gijón. En torno a la “palabra mágica CAPITALISMO”, los artistas que participaron en el taller del que ha surgido este montaje comenzaron a hacer sus improvisaciones. “Incluso hemos improvisado sobre la prima de riesgo”, apunta Sánchez-Gijón.

capitalismo_lima

Para la actriz y protagonista de este montaje, “el espectáculo tiene todo el sentido del mundo” y no deja de asombrarla y emocionarla cada día. “Me río, me impacta, y me hace preguntarme cosas, y esperamos que el público también se haga preguntas”, sentencia.

Para ella, mostrar Capitalismo, hazles reír al público es sólo “el regalo final”, pues “lo interesante ha sido el proceso, el camino recorrido”. de hecho, de ese taller también han surgido otros proyectos, como el puesto en marcha en solitario por el actor Alberto San Juan con el nombre de Autorretrato de un joven capitalista, que en breve veremos en el Teatro Alfil.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
La isla pirata Una aventura pirata dónde encontrarás títeres, piratas, leyendas y ...
  • VALORACIÓN:
    AburridaPoco InteresanteInteresanteMuy InteresanteImprescindible
PUBLICIDAD