Ana Torrent: el reflejo de la insatisfacción

Interpreta a Madame Bovary en la versión teatral que dirige Magüi Mira
Gema Fernández / Fotos: david Ruano|
Actualizado el Lunes 13/02/2012
comparte
últimas noticias

Se abre el telón, y aparece Ana Torrent limpiando los pies de Juan Fernández. Son Emma Bovary y su marido, el doctor Bovary. Una imagen con la que Magüi Mira da comienzo a esta versión teatral de la novela de Gustave Flaubert, dibujando en pocos segundos la situación de este matrimonio, y planteando a la vez cómo era la vida de la mujer a mediados del siglo XIX.

madame_bovary_noticia

La moral

“Los duros principios morales y sociales de 1850 obligaban a la mujer a vivir sumisa”, afirma la directora de la función. Eran tiempos en los que “la mujer llevaba un burka social, y no podía estudiar ni valerse por sí misma”; por eso, muchas optaban por el matrimonio, “porque creían que a través de un hombre conseguirían mostrarse como eran, alcanzar su propia expresión”, plantea Mira.

Y eso es precisamente lo que le ocurre a la protagonista de esta historia. Ella es una mujer “apasionada, luchadora, reivindicativa, que nace en una época equivocada. Se encuentra atrapada en un matrimonio pactado, en el que no es feliz. Su marido no le da la pasión que necesita, y busca la felicidad que ansía en otros hombres, errando el camino”, explica Torrent.

Su historia, llena de “erotismo, humor, ternura y dureza”, atrajo a Mira desde la primera vez que la leyó, y su objetivo ha sido traducir al lenguaje teatral este “novelón” (como ella misma lo describe), asomándose a los abismos de “un personaje único, cuya destructiva necesidad de amor y evasión se mantiene vigente en la actualidad, porque aún siguen existiendo mujeres que piensan que un hombre les puede solucionar la vida”, asegura la directora.

Los hombres

En el caso de Emma, esos hombres son tres: el ‘marido-padre’ que se desvive por hacer feliz a su esposa –un papel que ha servido para que Juan Fernández cambie por primera vez de registro y abandone sus papeles de ’malo’–; y sus dos amantes, el donjuán que le hace sufrir, interpretado por Armando del Río; y el ‘bobalicón’ enamorado, a quien da vida Fernando Ramallo.

La versión, realizada por Emilio Hernández, se plantea en diez escenas, que giran en torno a una cama y un piano, los dos elementos que Mira considera “esenciales en la vida de Emma”. Una vida que, en opinión de la directora, “tiene mucho que ver con la insatisfacción personal que todos vivimos, ya se trate de hombres o mujeres”.

Ya lo dijo el propio Flaubert: “Madame Bovary soy yo”. A lo que Mira añade: “Y usted, y usted, y usted también. Porque, ¿quién no se ha levantado un día de la cama y ha pensado ‘vaya mierda de vida que llevo’, y ha echado a correr?”

100% Bovary

La protagonista de Madame Bovary se convierte en una mujer de carne y hueso en la figura de Ana Torrent, quien, en opinión de Magüi Mira, directora de la función, “es Emma al 100%”.

La actriz madrileña ha conseguido dar vida a esa joven “luchadora, vibrante, hipnotizadora y bella, pero también llena de contradicciones”, que cautivó a Mira la primera vez que leyó la novela de Flaubert.

Emma Bovary es “una mujer que a veces te cae bien, y otras, mal –confiesa Torrent–. Alegre, tierna y encantadora por momentos, y al minuto siguiente, caprichosa, déspota y cruel”. Es la eterna insatisfecha, hasta el punto de que su nombre ha servido para bautizar el “síndrome de insatisfacción afectiva crónica”.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Amor somos 3 Aterriza en España una obra aplaudida por crítica y público; más ...
Solitudes La compañía Kulunka Teatro presenta "Solitudes", su segundo montaje ...
PUBLICIDAD