Amigos hasta la muerte

Miguel del Arco estrena en Madrid De ratones y hombres, con Fernando Cayo y Roberto Álamo como protagonistas
Gema Fernández / Fotos: Ros Ribas|
Actualizado el Jueves 12/04/2012
comparte
últimas noticias

La mente de un niño encerrada en el cuerpo de un hombretón; una mujer ingenua; dos amigos inseparables; una crisis económica; y mucha testosterona, machismo y brutalidad, son los elementos de De ratones y hombres, el que será el último montaje de la productora Concha Busto, que llega al Español auspiciada por Miguel del Arco, el gran triunfador de los Premios Max de 2011 con La función por hacer, y favorito en la edición de este año por Veraneantes.

Escrito por el Nobel estadounidense John Steinbeck, el texto vió la luz en forma de novela en el año 1937, con la Gran Depresión como telón de fondo. Y si entonces la inestabilidad de los mercados, las elevadas tasas de paro, el trabajo precario, los despidos, desahucios, y enfrentamientos raciales por las migraciones en busca de una vida mejor, eran el pan de cada día; “el panorama no ha cambiado mucho hoy en día”, apunta Del Arco, director de este montaje, y autor de la adaptación junto a Juan Caño.

“Pobreza, desigualdad, injusticia, racismo, machismo, violencia… ¿De cuáles de estas lacras entre las que se mueven los personajes de esta obra nos hemos librado nosotros, inmersos en nuestra propia gran depresión casi un siglo después?”, recalca Del Arco.

Él se ha limitado a trabajar sobre el texto que Caño tradujo literalmente del original, “recortando la obra y eliminando las referencias americanas, que a mi juicio lastraban la visión universal del conflicto que yo quería darle –dice el director–. No me importaba que la gente tuviese una referencia del lugar, sólo de que allí existe una hostilidad horrible”, aclara.

Instinto vs razón

Porque, para Del Arco, ésta “es una historia estremecedora sobre hombres y mujeres que se mueven en el vacilante límite entre la dignidad del ser humano y la animalización; entre la razón y el instinto; entre los que luchan para salir adelante y los que se dejan arrastrar por cansancio, incapacidad o agotamiento; entre los que sueñan y los que simplemente duermen”. Y lo que más le atraía de ella era “buscar el lado humano, la compasión y el amor en medio de la hostilidad”.

Una humanidad que muestran al espectador sus dos protagonistas: George y Lennie, dos temporeros que viajan de rancho en rancho, y de pueblo en pueblo, en busca de un trabajo que les permita sobrevivir. Y lo encuentran en la hacienda Tyler. Allí, a pesar de la estricta supervisión de Curley, el irascible hijo del capataz, ambos amigos empiezan a ver cómo su vida progresa y cada vez tienen más cerca la posibilidad de cumplir sus sueños.

Pero su mundo de ilusiones se tambaleará cuando la maltratada esposa de Curley, una joven de pueblo que quiere ser actriz y sólo busca un amigo en un mundo de rudos hombres de campo, se convierta en víctima inocente de la compasión de Lennie.

Y es que Lennie es “un niño gigante”, como lo define Del Arco. “Un hombre con discapacidad intelectual; tan primitivo como tierno, que no sabe medir sus fuerzas, y es incapaz de mantener con vida a los seres que quiere, ya sean ratones, cachorros, conejos, o una mujer”, añade Roberto Álamo, el actor que le da vida.

Su compañero en la función, ese “padre, amigo y protector de Lennie, que, sin grandes recursos, todavía es capaz de soñar con un mundo mejor”, es Fernando Cayo.

Dos actores que Del Arco compara con “dos Ferraris”, y que comparten escenario con Irene Escolar, Antonio Canal, Rafael Martín, Josean Bengoetxea, Eduardo Velasco, Diego Toucedo, Alberto Iglesias, y Emilio Buale.

El mensaje

Juntos, nos trasladan a “un mundo de hombres inmersos en trabajos en condiciones extremas, que les llevan a la soledad, y buscan una óptica de la vida que les sustraiga de la negrura”, aclara Cayo. Ellos nos cuentan una historia “muy dura y trágica, pero que ilumina”, dice Álamo. Una historia “que habla de amor y compasión”, apunta el director. “Un grito de libertad, que nos dice que hay que salir de la esclavitud, de la soledad, del aislamiento, del no saber amar, del trabajo mal pagado. Una historia que nos invita a tener sueños y ponerlos en práctica”, recalca Cayo.

¿Sabías que…?

Steinbeck se basó en sus propias experiencias como bracero y recolector de fruta durante los años veinte para escribir De ratones y hombres, un relato que él mismo convirtió en obra de teatro tras el éxito de su publicación, y cuyo título surgió de la lectura del poema A un ratón, del escocés Robert Burns.

La gran pantalla

Lewis Milestone la llevó al cine en 1939, con Lon Chaney y Burguess Meredith en los papeles principales. Y en 1992 fue Gary Sinise quien dirigió y protagonizó una nueva versión, con John Malkovich en el papel de Lennie.

Es un texto obligatorio en muchas escuelas de EE.UU., pese a que muchos consideran su lenguaje ofensivo y vulgar, y aparece en la lista de los libros más cuestionados del siglo XXI, de la Asociación Americana de Bibliotecas.

Entre las curiosidades, decir que su título se nombra a menudo en las series televisivas, como Perdidos, Mentes criminales, o The shield. Además, Katy Perry hace una mención del libro en su canción Pearl.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
Recomendaciones
Amor somos 3 Aterriza en España una obra aplaudida por crítica y público; más ...
Solitudes La compañía Kulunka Teatro presenta "Solitudes", su segundo montaje ...
PUBLICIDAD