• Beatriz Carvajal y Magüi Mira estrenan El cerco de Leningrado, de Sanchis Sinisterra, en el Teatro Bellas Artes.


No hay nazis, ni guerra mundial, ni se trata de Leningrado. Sobre el escenario, sólo dos mujeres, Priscila y Natalia, enfrentadas por sus caracteres, orígenes y temperamentos, pero profundamente unidas por una obcecada fidelidad a sus ideas y principios, y por el amor a un mismo hombre, ya fallecido, del que fueron esposa y amante. Beatriz Carvajal y Magüi Mira dan vida a estas dos supervivientes en la obra El cerco de Leningrado, de José Sanchís Sinisterra. Ellas son dos “marginadas, antilegales e invulnerables” capaces de mantener los valores espirituales sobre los materiales, aunque sea ocultándose en un viejo teatro a punto de ser demolido.

Beatriz Carvajal
Beatriz Carvajal es Priscila.

Pese a su título, la obra no tiene nada que ver con el hecho histórico del cerco de Leningrado. ¿De qué trata en realidad?
Se llama así porque es el título de un texto que Natalia y Priscila buscan desde hace 23 años. Ellas creen que con él podrán saber cómo murió Néstor, el hombre al que amaban.

¿Cómo pueden ser amigas dos mujeres que han amado al mismo hombre a la vez?
Cuando muere Néstor, la compañía teatral a la que pertenecen está siendo perseguida porque sus miembros están muy comprometidos a nivel político, por lo que ellas dos deciden esconderse en el teatro, y así van pasando los años. Durante ese tiempo de convivencia, aprenden a quererse, a necesitarse, mientras se protegen del exterior y mantienen viva su ideología. De hecho, salen poco a la calle, y cuando una lo hace, la otra teme que no regrese jamás. Sin embargo, están ‘chinchándose’ constantemente.

¿Cómo es Priscila, tu personaje?
Los dos son muy simbólicos. Ambos representan la defensa de una ideología, aunque uno es más radical (el personaje de Magüi), y otro, más revisionista (el mío). Interpreto a la comunista que se ha adapatado a los tiempos, que entiende que las ideas hay que defenderlas, pero que éstas evolucionan con el paso de los años.

El cerco de Leningrado es un texto que se ha sido representado por distintas actrices y en diferentes países, ¿has visto alguna versión anterior?
Fui a verla cuando la estrenaron Nuria Expert y María Jesús Valdés, y ya entonces me pareció una obra estupenda. Entonces no tenía la edad para hacerla, pero coqueteé con la idea de poder interpretarla algún día… Y eso que es un texto endiablado, hasta el punto de que su autor confiesa que hay actrices que le odian durante meses, incluso después de haber estrenado.

Magüi Mira
Magüi Mira es Natalia.

¿Cómo es tu personaje?
Natalia es una mujer apasionada, directa, sensible, una primera actriz, generosa, radical en sus ideas, que no acepta la contaminación del poder esté donde esté, tierna, ingenua, maravillosa…

¿Qué comparte con la actriz?
Se parece mucho a mí. Soy Natalia la hora y media que estoy en el escenario, trabajando con mi físico, mis emociones, mi pensamiento, mi voz. Ambas compartimos el entusiasmo por la vida, la emoción que produce pelear por lo que una cree.

¿Cómo ha sido trabajar con Beatriz Carvajal?
Siempre la he admirado como persona y actriz, pero me ha sorprendido su sabiduría y el grado tan alto de complicidad que hemos alcanzado.

¿Qué te gusta más de la obra?
Que es un texto imposible de etiquetar, lleno de encanto, de humor inteligente, una comedia divertidísima, por momentos ácida, con mucho pensamiento, sorprendente. En definitiva, es una obra necesaria.

Habéis representado este montaje en otras ciudades, ¿qué esperais del público madrileño?
Que hagan ese viaje con nosotras, que se diviertan y que les dure la risa y la emoción al menos hasta que lleguen a su casa.



  • EL CERCO DE LENINGRADO
  • Teatro Bellas Artes: C/ Marqués de Casa Riera, 2
  • HORARIOS: Miércoles a viernes, 20:30h.Sábados: 19:30h. y 22:30h. Domingos, 19:00h. 
  • FECHAS: Del 8 de septiembre al 10 de octubre de 2010
  • PRECIOS: De 10€ a 25


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre