• Ariadna Gil, Emma Suárez y José Luis García-Pérez se convierten en trío.


Ariadna Gil, Emma Suárez y José Luis García-Pérez dan vida al triángulo creado por el Nobel Harold Pinter en , una de sus obras cumbre, donde los silencios de los protagonistas son más elocuentes que las palabras.

Ariadna Gil es Kate.

“Anna trae consigo todos los recuerdos de aquella época de amistad que compartió con Kate en el pasado; unos recuerdos que cada uno ve de una manera diferente”, apunta Suárez, quien dice que su personaje resulta “peligroso” para los otros por su carácter inseguro y sus contradicciones.

“A veces, un silencio expresa más cosas que una palabra, y son los gestos los que cobran una importancia vital”, dice Gil, que interpreta a Kate, el personaje más ‘silencioso’ de la función.

Porque en esta obra “lo interesante no es lo que se dice, sino lo que se oculta, porque Pinter usa el lenguaje como una máscara; detrás de cada palabra existe un fondo insondable de significados escondidos”, explica Suárez, que es Anna, el personaje “más oscuro”. Y completa el trío sobre el escenario García-Pérez, que da vida a Deeley, el marido de Kate.

José Luis García-Pérez es Deeley.

Para los tres actores, éste es su primer Pinter, aunque no es el caso del director, Ricardo Moya, que en 2009 ya se enfrentó como intérprete a otro clásico del dramaturgo británico: Regreso al hogar.

El triángulo

En Viejos tiempos, Pinter nos muestra una relación triangular, donde la visita de una amiga de la infancia despierta ciertos recelos, especulaciones y desconfianzas entre el matrimonio que la recibe.

Un triángulo en el que cada personaje no se entiende sin la existencia de los otros dos, donde “el tercero en discordia equilibra a los precedentes”, sostiene el director.

Y precisamente eso es lo que provoca la “rivalidad” entre el marido y la recién llegada, que “pelean por ver quién conoce más a Kate”, dice Gil, pues Deeley “se siente aislado, porque quiere participar de lo que su mujer y su amiga tuvieron, de ese reencuentro, y le resulta muy difícil”, explica García-Pérez.

Emma Suárez es Anna.

Recuerdos, amor, incomunicación, tedio… y una lucha de poderes se mezclan en esta obra, que “analiza la calidad de las relaciones humanas“, comenta Moya.

El espejo

Un texto que supone “colocar al espectador frente a un espejo en el que observarse”, afirma el director. Con el que “la gente se va a sentir totalmente identificado”, añaden los actores.

Una función “intensa y grata”, que, según Moya, “propone una ceremonia laica de entendimiento y acercamiento entre las personas”; y que va a mantener al público “con una sonrisa en los labios”, agrega García-Perez.

Una historia que se desarrolla en la casa cerca de la playa en la que vive el matrimonio formado por Kate y Deeley, a la que han ‘huído’ para aislarse de todo. Un lugar en el que, como describe el director, “alguien contempla el mar, mientras alguien la mira; y, acercándose subterráneamente desde un lejano lugar del horizonte, alguien sorprende a quien mira cómo alguien mira el mar”.


  • VIEJOS TIEMPOS
  • Teatro Español: C/ Príncipe, 25
  • HORARIOS: Martes a sábado, 20:30h. Domingos, 19:00h. 
  • FECHAS: Del 24 mayo al 15 de julio de 2012
  • PRECIOS: De 12€ a 16

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre