Roko

Nine, el musical

0
159

“Quiero que la gente pueda verme interpretar y cantar a la vez”

La música y la interpretación son dos facetas indisolubles de esta jiennense de Alcalá la Real que se dio a conocer en dos talent show musicales, y que cree que “la vida es para atreverse”. Siguiendo esta máxima, ya ha sacado su primer disco en solitario (3, 2, 1: Roko), ha compuesto un tema para Malú, doblado una película de animación (La mecánica del corazón), y puesto voz a los temas que Silvio Rodríguez escribió para el largometraje cubano Meñique, así como a la canción de cabecera de la serie Vive cantando, que también protagonizó.

El año pasado debutó en La Zarzuela con La gatita blanca y ahora estrena el musical Nine, un nuevo proyecto por el que ha peleado con uñas y dientes.

Nueva ilusión

¿Qué supone este proyecto para ti?
Es muy especial. Nine me gusta mucho, tanto su música como la historia. Cuando me enteré de que se iba a producir, hice todo lo posible por estar en el proyecto. Ya lo había interpretado en la Escuela de Arte Dramático con otro personaje distinto: Saraghina, la prostituta que enseña los trucos sexuales al protagonista, y ahora soy Luisa Contini, su esposa.

En una escena de “Nine”. ©Antonio Castro

Háblame de Luisa.
Es la esposa fiel. Lleva casada una década con Guido Contini, un director de cine muy famoso, por el que ha abandonado su carrera de actriz. Ella es quien lo sostiene y traga con sus infidelidades y caprichos inmaduros. Pero él está tan abstraído en la búsqueda de un argumento para su nueva película que se ha olvidado de ella, la ha descuidado del todo, y Luisa explota emocionalmente.

¿Te resulta fácil defenderla sobre el escenario?
Soy una mujer de 28 años independiente y con las ideas muy claras, y no aguantaría con una pareja que me es infiel y me miente a la cara. Por eso, como Roko, me cuesta no juzgar a Guido, su actitud con las mujeres. Y para sostener a Luisa he tenido que imaginar y poner sobre un papel de dónde viene y a dónde va. Necesitaba comprender por qué actúa como lo hace. Él es como un niño, y ella es su esposa, su amante, su amiga, y hasta su madre. Es una persona tremendamente comprensiva, y siente un amor muy profundo, que le hace aguantarlo todo. Es un bombón de personaje.

Con su espectáculo “Swingadas a contratiempo”.
Caracterizada para “La gatita blanca”. ©Javier del Real
En la piel de Shakira para una de sus imitaciones en “Tu cara me suena”. ©Antena 3TV

¿Sería más difícl interpretar a un personaje que se pareciese a ti?
Sí. Prefiero personajes opuestos a mí, me siento más cómoda. No me provoca tanto conflicto, porque me resulta más fácil separarlos de mi forma de ser sin dejar de parecer natural.

A partir de ahora, ¿vas a centrarte en esta faceta profesional y abandonar tu carrera musical?
No. Sigo trabajando en un nuevo disco. Pero ahora me apetece enfocarme al teatro musical. Quiero que la gente me enmarque en un espacio donde pueda verme interpretar y cantar a la vez. El primer acercamiento fue el año pasado, en el Teatro de la Zarzuela, con La gatita blanca, un montaje con el que disfruté y aprendí muchísimo.

Algún otro título de Broadway que te gustaría protagonizar…?
Me gusta mucho Cabaret, porque refleja una época histórica muy importante, y creo que es una obra de arte. Y otro musical que considero una joya es Sweeney Todd. Me encantaría ser la señora Lovett.

¿Y te gustaría hacer un espectáculo teatral con tus canciones?
Me encantaría. Es algo a lo que doy vueltas desde hace tiempo. Quiero hacer algo donde tengan cabida las versiones y los temas propios, similar a lo que hizo Asier Etxeandia en El intérprete, o lo que se ha hecho en el Nu-Cabaret, pero, entre otras cosas, necesitaría a alguien que guionizara el proyecto. De momento, para este verano he preparado un pequeño espectáculo, que se llama Inventos de media noche, y habla de la pasión y el amor con boleros, bossa nova e incluso copla, llevando esos ritmos a otros más digeribles para un público joven. Me acompañará una formación de jazz con cuatro músicos, y ya tenemos dos fechas en Andalucía. Quizá sea el germen de ese futuro espectáculo personal con el que sueño.

¿Has compuesto para otros?
Lo único que he hecho para otros es un tema para el álbum Vive, de Malú, que se llama Inútilmente, y que compuse junto a mi productor. Pero es algo que tengo pendiente. Guardo muchos temas en un cajón que podrían servir para otros artistas, pero me falta confianza.

¿Cuándo fuiste consciente de que querías ser artista?
En casa siempre ha habido mucho amor y respeto por el arte. He tenido la suerte de ver danza, títeres y teatro desde niña. Mis padres tienen una colección bestial de discos de vinilo con música de todo el mundo, y mi padre toca la guitarra (en la mili le llamaban Jonhy Baladas). Él siempre quiso ser músico, y le hace mucha ilusión que me dedique a esto. Así que, fue una elección natural. Tuve la suerte de encontrarme con gente que me ayudara a cumplir mi sueño, y creo que he sido lo suficientemente constante y paciente para llegar hasta aquí.

¿Cómo llevas la popularidad?
Nunca ha sido mi objetivo, sólo una consecuencia del medio en el que me he movido los últimos años, así que intento llevarla de la forma más natural y tranquila posible, y hasta ahora la gente ha sido muy respetuosa conmigo. Esto es una carrera de fondo que hay que trabajarse todos los días, y eso intento.


Entregada a la música

Sus increíbles imitaciones en el concurso televisivo Tu Cara Me Suena la convirtieron en ganadora de la segunda edición del programa, y le granjearon la admiración de público y profesionales. Sin embargo, Rocío Pérez Armenteros (Roko) ha cultivado sus inquietudes artísticas desde muy temprana edad. Con ocho años inició sus estudios de música y guitarra, que completó con clases de canto y expresión corporal y con una licenciatura en la Escuela Superior de Arte Dramático de Málaga.

Pisó el escenario por primera vez con 14 años, en una gala benéfica para Unicef; después llegaron los coros para grandes figuras de la música, y su primer disco de versiones con su formación Saudade Chill, con la que giró durante tres años. En 2014 publicó su primer álbum en solitario, con varios temas propios.

Su objetivo profesional es “poder despertar algo en el público a través de la música”, ya sea interpretando un personaje o en un concierto.

El elenco de “Nine” al completo. ©Jean Pierre Ledos

GRAN PUZZLE FEMENINO
De momento, se centra en hacerlo dando vida a Luisa Contini, la fiel esposa del protagonista de Nine, un musical con partitura y letra de Maury Yeston, y libreto de Arthur Kopi, que se estrenó en Broadway en 1982, obteniendo cinco premios Tony.

Basado en la oscarizada película autobiográfica de Fellini Ocho y medio, cuenta la historia de Guido Contini, un prestigioso director de cine que atraviesa una profunda depresión fruto del mal momento en que se halla su vida: sus últimos estrenos han sido un fracaso; su esposa amenaza con abandonarlo si no presta más atención a su matrimonio; y no es capaz de escribir un nuevo guión. En esta situación, empieza a pasar revista a su vida recordando a todas las mujeres a las que ha amado.

En este montaje de Showtime Producciones, ellas están interpretadas por Roko, Patrizia Ruiz, Chanel Terrero, Marcela Paoli, Idaira Fernández, Chus Herranz y Angels Jiménez. Y Álvaro Puertas da vida a Guido.



  • NINE, EL MUSICAL
  • Teatro Amaya: Pº General Martínez Campos, 9
  • HORARIOS: Miércoles a viernes, 20:30h. Sábados, 19:00h. y 21:30h. Domingos, 19:30h. 
  • FECHAS: Del 7 de junio al 12 de agosto de 2018


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, pon aquí tu nombre