El mal de la liebre | Sorteo de 6 entradas

6 entradas

Cómo concursar

¿Sabes qué tiene que ver el llamado ‘mal de la liebre’ con nosotros, los humanos? La compañía Sr. Smith te invita a descubrirlo con su último montaje, que actualmente representan en la Sala Cuarta Pared.

Si hemos despertado tu curiosidad por este tema, puedes conseguir alguna de las entradas dobles que sorteamos para este fin de semana. No tienes más que enviarnos un correo a revistaprogramate@gmail.com, o un privado por facebook o twitter, con el asunto LIEBRE, tu NOMBRE Y DOS APELLIDOS, e indicándonos cómo se llama EL DIRECTOR de la función.

Tenemos invitaciones para el viernes 12, el sábado 13 y el domingo 14 (todas a las 21h.) Así que, si tienes preferencia por alguno de los días, no olvides especificárnoslo. Tienes hasta el jueves a las 12h. para participar, y recuerda que puedes encontrar la respuesta en la ficha adjunta, así que, búscala y envíanosla cuanto antes.

¡¡Ya tenemos ganadores!! Sus nombres son:

Viernes 12 de julio (21h)
  • Raquel Carrión Beirán
  • Sábado 13 de julio (21h)
  • José Antonio Alba Carbonero
  • Domingo 14 de julio (21h)
  • Luis Pedro Turpin García


  • ¡¡¡¡ENHORABUENA!!!!

    El mal de la liebre

    Sala Cuarta Pared
    Ercilla, 17
    Fechas: del 05/07/2013 al 14/07/2013
    Horarios: Viernes a domingo: 21:00h.
    Entradas: Taquilla | entradas.com | elcorteingles.es
    Precios: 14

    Calificación

    100
    Basado en  5 Votos
    VOTA:
    AburridaPoco InteresanteInteresanteMuy InteresanteImprescindible

    Argumento

    Cuando en una carrera de galgos la liebre corre para no ser alcanzada, rara vez consigue escapar. Cuando la liebre consigue esquivar las primeras dentelladas del perro, aún no está a salvo. A veces las liebres caen al suelo sin que ningún diente las haya rozado; se mueren porque no han sabido medir bien sus fuerzas. A pesar de que las liebres tienen una anatomía diseñada para la carrera, predispuesta para el combate, a veces no saben medir bien sus fuerzas y mueren ellas solas, colapsándose por dentro. Y el galgo las mira desde atrás, frenándose, estupefacto.

    Cuando un hombre en su día a día corre, atosigado, intentado cumplir sus deberes cotidianos; rara vez queda conforme. También los hombres se colapsan por dentro como las liebres. También los hombres tienen un galgo y una zanahoria, un miedo y un deseo. A veces también los hombres se olvidan para qué están hechos; se olvidan de lo más importante: vivir. A veces los hombres nos olvidamos de que nosotros también vamos a morir, de que somos débiles, de que necesitamos a otros.

    Duración: 70 minutos

    Ficha

    Galería

    Ubicación