Apasionado por el cine, la música y las bandas sonoras, descubrió el teatro de texto y el musical teatral. Además de colaborar en revistas especializadas en música de cine, lleva desde hace 4 años la web de musicales love4musicals.com donde expresa sus opiniones sobre los numerosos espectáculos a los que asiste.

Lo último de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice

22/04/2014 • 
comparte

Broadway siempre fue líder indiscutible en la creación de nuevos musicales, de hecho, es un género que inventaron ellos y al que se apuntó el resto del mundo hasta que llegó un periodo alrededor de los años ochenta, en que los americanos vieron tambalear su privilegiada posición, con la llegada de una fuerza innovadora inglesa, que arrasaba en Broadway, con musicales que permanecían en cartel años y unas ventas anticipadas de entradas, que los americanos ni en sus más salvajes sueños, pensaron imaginar.

andrew lloyd webber and tim rice

La llegada de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice con Jesucristo Superstar y Evita, seguida de la irrupción de Cameron MackIntosh con sus producciones de Cats, El Fantasma de la Ópera, Los Miserables o Miss Saigon“, hicieron inclinar la balanza sobre los gustos y demanda del gran público, que encumbró a estos autores y títulos, a las listas de los musicales más populares y vistos de todos los tiempos, de hecho, alguno de ellos continua en cartel, casi treinta años después.

Sin embargo aquel momento pasó y de nuevo los gustos del público cambiaron. Los nuevos títulos que se estrenan ya no tienen el tirón, ni generan la curiosidad de aquellos, en los que el simple nombre de los autores o productor eran sinónimo de grandeza y de éxito asegurado. Muchos cifran el cambio de gustos, a raíz del ataque a las torres gemelas, lo cierto es que ha pasado mucho tiempo desde entonces y a pesar de seguir activos aquellos autores y haber aparecido otros nuevos, se ha perdido la sintonía con el gran público amante del musical, que espera de cada nuevo estreno, el brillo de aquellos días,
pero ya nada es igual.

fbahaecf

Andrew Lloyd Webber con Don Black y Christopher Hampton, el mismo equipo con el que escribió Sunset Boulevard, ha estrenado su último musical Stephen Ward en Londres, basado en la personaje real, como su Jesucristo o Eva Perón y con un escándalo político conocido como “el caso Profumo”, en el que más de 60 años después de los hechos, todavía quedan muchas claves protegidas por secreto sumarial. El compositor ha huido de los megamontajes que lo hicieran famoso y se ha apoyado en unas buenas melodías, como las que él sabe tan bien escribir y en unos buenos actores, con una trama a priori interesante, pero que no terminaba de enganchar al gran público y se vieron obligados a cerrar, a los cuatro meses del estreno.

jjgagheg

Tim Rice creyó encontrar en From here to eternity, material suficiente para montar un musical que jugaba la baza de un título conocido por la película “De aquí a la eternidad”, aparte de una historia fuerte que mezclaba adulterio, abuso de poder en el ejército, prostitución femenina, prostitución masculina y como colofón el bombardeo de Pearl Harbour. Rice compró los derechos, buscó un músico con el que colaborar y ni toda su experiencia como autor de éxitos como La bella y la bestia, El rey león, o los que compartió con Lloyd Webber, pudo salir airoso de su aventura teatral, que le obligaron a bajar el telón definitivamente a los seis meses del estreno.
El último musical estrenado por Cameron MackIntosh fue Betty blue eyes, que contaba con una partitura muy acertada de Stiles & Drewe,autores de las nuevas canciones de Mary Poppins o Soho cinders. Basado en la estupenda película de humor inglés “Un asunto privado” (A private affair), con buenas críticas y éxito de público, la venta anticipada de entradas no fue lo suficientemente fuerte como para mantener el espectáculo y el “boca a boca” no dio tiempo a remontar las ventas y tampoco se le dejó la opción de triunfar.

fjfdcaih

Lo triste no es que las propuestas de los “ingleses” hayan perdido fuelle de cara a los aficionados, sino que también los americanos siguen sin encontrar esa fórmula que conecta con el gran público, a través de un autor o un productor. Siendo realistas hay que reconocer que se producen éxitos aislados y que en estos momentos de crisis, los productores buscan un gran éxito, con la mínima inversión y apoyándose en los musicales ‘jukebox’, confiando en el tirón que tiene para el público, el hecho de contar con una buena y conocida banda sonora, pero que suelen ser de consumo rápido y no veo en ellos el futuro del musical. Ahí tenemos los quince años que termina de cumplir en cartel Mamma mia en Londres o el aviso de cierre de We will rock you después de doce años ininterrumpidos en cartel, que no está mal, pero es apostar a caballo ganador, o no, porque se ha intentado hacer muchas veces con musicales jukebox de los Beatles y no terminan de funcionar.

cbggabbh

Lo cruel es ver excelentes propuestas, que por no estar respaldadas por grandes campañas publicitarias, pasan desapercibidas para todo tipo de públicos, porque una corta estancia en cartel, reduce las posibilidades de que se conozcan y triunfen musicales que merecían de sobra el éxito, pero no pueden competir con los “grandes títulos”.

Cada vez es más difícil encontrar al productor que esté en el negocio por amor al arte, buscando aportar ideas y renovar el género, no sólo con las miras puestas en ganar dinero a la mayor velocidad, lo cual por otro lado, es un propósito perfectamente digno, pero hace falta la figura de ese productor que se anime a arriesgar de vez en cuando en pos del arte.

La próxima entrada daré un repaso a la cartelera de Broadway donde estuve hace poco más de una semana.

 

Deja tu Comentario

Normas de uso
Esta es la opinión de los internautas, no de ProgramaTe.com
No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

 
PUBLICIDAD
En otros blogs
Claveles Amarillos
¿Cuánto vale tu amistad?
Alicia Aragón
Palabra de teatrófago
Los ojos de Edipo
José Antonio Alba
El tendedero rojo
Un coche como una casa
Laura Maure
Aplauso y Pateo
Cuerpos que hablan
Julio Provencio
PUBLICIDAD